Como parte de un experimento, Twitter decidió acabar con el límite de 140 caracteres que la red social establece en todos los tweets desde su lanzamiento en 2007. Ahora, determinados usuarios de la plataforma podrán compartir mensajes de hasta 280 caracteres, duplicando así la cantidad de información compartida a través de la red social.

Twitter ha hecho un gran énfasis en que la característica no es un más que un experimento que busca estudiar la respuesta del público y las posibles implicaciones de un movimiento así. De ahí que la disponibilidad de esta característica sea, por el momento limitada.

Es posible activar el límite de 280 caracteres pese a las limitaciones actuales de Twitter.

Pese a ello, algunos usuarios de la plataforma han descubierto una forma alternativa de activar el nuevo límite incluso si tu cuenta de usuario no está entre las privilegiadas.

El proceso es muy sencillo: basta con instalar la extensión de Tampermonkey en el navegador, acceder a este repositorio de GitHub e instalar el 'script' haciendo click sobre el botón 'Raw'. Una vez completado el proceso, basta con reiniciar el navegador web y el nuevo límite de 280 caracteres estará activo.