La trilogía de ciencia ficción cómica que es Men in Black, realizada por Barry Sonnenfeld (La familia Addams, Wild Wild West) según los comics homónimos de Lowell Cunningham, fue un éxito de recaudación, con más de 1.600 millones de dólares obtenidos en los cines de todo el mundo, desde que se estrenara la primera parte hace la friolera de veinte años ya, en 1997. Su continuación llegó en 2002, y una década jubilosa más tarde, en 2012, la tercera entrega. Para el mercado estadounidense, Men in Black 2 fue la que más beneficios le trajo a Sony como productora; pero fue Men in Black 3 la que más dinerito acumuló en la taquilla internacional.

Y, en esta época de universos cinematográficos explotados o expandidos todo lo posible por Hollywood, a nadie le resultará extraño que Sony haya decidido arriesgarse con un spin-off de la franquicia, que estará protagonizada por nuevos personajes, opuestos a los conocidos agentes K o Kevin Brown y J o James Edwards a los que encarnaron Tommy Lee Jones y Will Smith; si bien uno ya supone que algún cameo de ambos caerá. Y una de las cosas interesantes a las que merece la pena aludir es que el célebre cineasta Steven Spielberg (Indiana Jones, La lista de Schindler) figura como productor ejecutivo de este spin-off.

Pero no es la única, ya que los guionistas que se encargarán del libreto no son otros que Matt Holloway y Art Marcum, dos de los cuatro que escribieron el de Iron Man (John Favreau, 2008) para Marvel Studios. Y quede claro que Sony va tan en serio con esta propuesta que ya tiene día fijo para ser estrenada y todo: el 17 de mayo de 2019. Así que lo único que falta por saber es si Barry Sonnenfeld repetirá como realizador. Ahora mismo está involucrado en la adaptación televisiva de Una serie de catastróficas desdichas (Mark Hudis, desde 2017), dirigiendo episodios. Pero tal vez se le pongan los dientes largos y cuadre su agenda para volver a este divertido mundo de conspiraciones alienígenas.