Parte de la reestructuración del modelo de monetización en YouTube, Google ha decidido decir adiós a los canales de pago introducidos allá por 2013, en los que sus propietarios podían alojar contenidos por los que los usuarios tenían que pagar un precio acordado para acceder a ellos. No está muy clara ahora la estrategia de YouTube con Red y las modalidades de suscripciones de la plataforma, en un momento además en el que los cambios de los modelos de monetización han puesto a algunos YouTubers en pie de guerra.

No será hasta el 1 de diciembre cuando veamos un cambio en estos canales de pago, cuyos vídeos dentro de esa modalidad de monetización pasarán a convertirse en vídeos privados y dejarán de estar accesible, aunque la compañía ha confirmado que dará a todos los YouTubers y canales la opción de hacer ppúblicos esos vídeos para que todos los usuarios, hayan pagado o no por ellos, puedan verlos.

La medida, que no afecta a los canales alojados dentro de la modalidad de YouTube Red termina con uno de los modelos de monetización menos expandidos dentro del servicio de Google, con el que buscaba dar los creadores mejores herramientas para sacar dinero por su trabajo a la ver que actuaba como una suerte de paywall para contenido específico-.

El modelo al que ahora pone fin YouTube se basaba en uno similar al de Twitch: permitía los usuarios ver una serie de contenidos de pago por 4,99 dólares al mes, que iban directamente para sus estrellas favoritas además de algunas herramientas adicionales, como emojis custodiados y otras facilidades.

Ahora, y mientras Google termina de concretar cómo encajará Red en las modalidades de suscripción de la compañía, el método de monetización que gobernará YouTube será el de ingresos por publicidad, los clásicos Partners y las acciones con marcas, mientras los sistemas de calificación de vídeo y edades siguen haciendo estragos en las cuentas de los YouTubers más polémicos.