Por primera vez en ocho años, Google ha cambiado las cámaras de Street View y las imágenes tienen una mejor calidad en su definición y color. La inversión de la compañía en el mapa más completo de la Tierra no se basa solamente en la mejora de la imagen, sino en la utilización de inteligencia artificial y machine learning para conseguir datos más completos.

Los automóviles de Street View cuentan con dos cámaras que graban en alta definición y que, además, recaban toda la información de las calles y los establecimientos. A través de los algoritmos creados por Google, las cámaras detectan nombres de empresas, logotipos y los números de las calles. El próximo paso de este software será que pueda reconocer los tipos de tienda por su escaparate o que pueda leer carteles pequeños para guardar datos como los horarios de apertura.

El mapa de Google, que ha llegado a los 80.000 millones de fotografías, ha extendido su red en 85 países aunque el gigante de internet afirma seguir teniendo retos para conseguir el mejor servicio. Jen Fitzpatrick, vicepresidente de la división de mapas de Google, afirmó que los usuarios reclaman información cada vez más detallada como qué restaurante tailandés está abierto para entregar comida a domicilio. "Estas son preguntas que sólo podemos responder si tenemos información más rica y más profunda", informó Fitzpatrick en Wired.

Las nuevas cámaras de Google Street View permitirán tener más datos sobre las ciudades, sobre todo en aquellas que se expanden rápidamente y que han abierto nuevas empresas o comercios. Para Google la inversión también puede traer un gran benéfico económico. Dentro de los mapas, la compañía vende anuncios de diferentes empresas y una mayor cobertura y precisión puede traer nuevos usuarios y clientes.

Google Street View funciona con una campaña de crowdsourcing en la que usuarios suben a la plataforma sus propias imágenes para alimentar la base de datos. Sin embargo, Google ha decidido mejorar la aplicación por su propia cuenta para contar con información más detallada. Las nuevas cámaras empezaron a ser utilizadas el pasado mes de agosto y se irán implementando gradualmente en los muchos países en los que opera el mapa de Google.

La apuesta de Google por la inteligencia artificial y el machine learning va ganando cada vez vez más importancia. El gigante de internet ha utilizado la tecnología para crear una base de datos de odio en Estados Unidos basada en inteligencia artificial y, para luchar contra el terrorismo, Google creó un plan para utilizar machine learning contra el terrorismo online.

En este contexto, los algoritmos utilizados en las nuevas cámaras de Google Street View también puede ser muy útiles para Waymo, la división de Google especializada en coches autónomos. El reconocimiento de establecimientos, nombres y números en las calles puede ser un paso más allá para la tecnología utilizada por Alphabet y sus automóviles que no requieren la presencia de una persona física. Jen Fitzpatrick afirmó que los equipos colaboran en algunas ocasiones para compartir sus innovaciones en la tecnología.