Amazon tiene grandes planes para México. El gigante del e-commerce planea abrir una bodega de un millón de metros cuadrados en el municipio de Tepoztlán, Estado de México, a 40 kilómetros de la capital mexicana, informó Reuters.

El nuevo almacén triplicaría el espacio de distribución de la empresa en el país, donde viven alrededor de 120 millones de clientes potenciales. La construcción está a cargo de la desarrolladora industrial Fibra Prologis y se espera que esté lista el próximo año.

Julio Gil, portavoz de Amazon México, indicó que el objetivo de la unidad mexicana de la empresa es ampliar su oferta de productos, ofrecer entregas más rápidas y hacer que el proceso de compra sea mucho más sutil y lo más seguro posible para inspirar confianza en el consumidor.

Actualmente, Amazon cuenta con dos centros de distribución en el país, que en total suman más de 500 mil metros cuadrados. Ambos se encuentran en Cuautitlán Izcalli, dentro de la zona metropolitana de la Ciudad de México, área en la habitan más de 20 millones de personas.

Si cerca de 85 por ciento del espacio es usado para productos pequeños, Amazon podría almacenar 15 millones de productos y hacer hasta un millón de entregas a diario a nivel nacional. Probablemente emplearía de 2.000 a 3.000 personas para hacer los envíos, dijo Marc Wulfraat, presidente de la consultora de logística empresa MWPVL Internacional, a Reuters.

En 2016, Amazon registró más de 253 millones de dólares en ventas en México, más del doble que en el 2015. Al parecer, la idea surgió a partir de las conversaciones sobre la renovación el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La empresa podría beneficiarse si Estados Unidos convence a México de aumentar el actual límite de 50 dólares libres de impuestos para las importaciones por compras en línea.