La séptima temporada de Juego de Tronos ha llegado a su fin. El tablero de este juego de poder se queda en suspenso por lo menos un año (esperemos que no más que eso). Aquí hablaremos del famoso príncipe (o princesa, ya nos dijo Missandei que la palabra en alto valyrio no especifica el género) que dará fin a la (nueva y mejorada) Larga Noche.

Te recomendamos sólo seguir leyendo este artículo si ya viste el último capítulo, el 7x07, llamado "The Dragon and the Wolf".

La séptima temporada de Juego de Tronos se despidió con Jon y Dany navegando hacia el norte; el invierno haciéndose presente en King's Landing; Cersei quedándose sola, es decir, sin Jaime y el Rey de la Noche haciendo uso del dragón que Dany convenientemente le llevó hasta sus terrenos. Viserion, versión caminante blanco, exhaló su ¿fuego?, ¿hielo?... aliento sobre el gran Muro. Lo que antes se llamaba Eastwatch sucumbió a los embates del dragón y el Rey de la Noche, quienes destruyeron la milenaria frontera que dividía la vida de la muerte.

Con estos escandalosos eventos nos preguntamos sobre el famoso salvador del que habla la profecía (conocida más que nada en los libros, en la serie no se le ha dado la misma importancia). Dicha profecía habla de la reencarnación de Azor Ahai, el guerrero que liberó de la Larga Noche al mundo hace miles de años. La profecía indica que al final de un largo verano la Larga Noche volvería asolar a la tierra y un nuevo guerrero (o guerrera, entendido Missandei), "Azor Ahai renacido" librará al mundo de la oscuridad.

Así dice la profecía (vía Hielo y Fuego Wiki):

Está escrito en los antiguos libros de Asshai que llegará un día tras un largo verano, un día en que las estrellas sangrarán y el aliento gélido de la oscuridad descenderá sobre el mundo. En esa hora espantosa, un guerrero sacará del fuego una espada llameante. Y esa espada será Dueña de Luz, la Espada Roja de los Héroes, y el que la esgrima será Azor Ahai renacido, y la oscuridad huirá a su paso.

"Azor Ahai renacerá en medio del humo y la sal"

Melisandre creía que Stannis Baratheon era Azor Ahai renacido. Cuando ella apareció en la serie vimos cómo se volvió consejera de Stannis y cómo hablaba con vehemencia de la profecía. Sus motivos tenía pues la profecía del Príncipe Prometido, a su vez, dice que el último héroe descenderá del Rey loco y de su hermana-esposa Rhaella Targaryen. Si bien Stannis no ostentaba el apellido Targaryen, por sus venas corría sangre de dragón pues su abuela fue nada menos que Rhaelle Targaryen. En fin, ya vimos que Stannis no era Azor Ahai (gracias, Brienne) pero también por esto comprendemos por qué a Melisandre le afectó tanto la muerte de éste y entró en una profunda crisis de fe.

En los libros se habla constantemente de un cometa rojo que atraviesa Westeros y del que varios personajes hablan o comentan sus sentimientos por el mal (o buen) augurio que les representa. Esto es importante porque el cometa bien puede ser la parte de la profecía que dice "las estrellas sangrarán". Junto con esto tenemos que el largo verano ya ha terminado, así que la revelación de quién es el "guerrero que sacará del fuego una espada llameante" es inminente.

Antes de hablar de los candidatos para ser el famoso Azor Ahai detengámonos en la espada Dueña de Luz. Como sucede en las historias épicas, las espadas son casi seres con personalidad propia; así mismo sucede con Dueña de Luz. Su historia no puede ser más escalofriante, la leyenda cuenta que Azor Ahai forjó dos veces la espada en los fuegos sagrados con la que pretendía acaban con la obscuridad. La primera vez por treinta días con sus noches pero al templar el acero saltó en pedazos. La segunda vez tardó cincuenta días con sus noches y la templó en el corazón de un león pero también se quebró. Así que:

Cien días y cien noches trabajó en la tercera espada, y brillaba al rojo blanco en los fuegos sagrados cuando llamó a su esposa. "Nissa Nissa, desnuda tu pecho y recuerda que te amo por encima de todo lo que hay en este mundo." Ella obedeció y Azor Ahai le clavó en el corazón palpitante la espada al rojo. Se dice que el grito de aflicción y éxtasis de Nissa Nissa abrió una grieta en la cara de la luna, pero su alma, su fuerza y su valor pasaron al acero. Tal es la historia de la forja de Dueña de Luz, la Espada Roja de los Héroes.

"La oscuridad huirá a su paso"

Es cierto que el Señor de la Luz, R'hllor, le ha dado a Beric Dondarrion la oportunidad de renacer varias veces y que tiene una espada de fuego (¿de luz?) Es por esto que algunas teorías dicen que podría ser este miembro de la Hermandad sin Estandarte el Príncipe Prometido. Sin embargo no cumple otros puntos de las profecías.

Los ojos de todos están (obviamente) puestos en Jon y Dany. Ahora que sabemos el linaje de Jon como nunca parece el indicado para acabar con la Larga Noche que se avecina (sobre todo porque el Señor de la Luz lo regresó a la vida). Ahora bien, de estos dos Targaryen (¿qué será de su romance, retomarán la antigua tradición familiar de casarse con sus parientes?) solo Dany ha "despertado dragones de las piedras". Aunque no debemos zanjar el asunto, las profecías con su lenguaje figurado pueden interpretarse de otras formas y tal vez para el final de la serie veamos a una Daenerys blandiendo a la mítica espada de luz, esperemos que no forjada en el corazón de su ser más querido.

Así pues, será hasta la nueva temporada que podremos saber quien es el verdadero Príncipe (o princesa) Prometido, ese que hará frente a la Larga Noche que ya vimos avanza amenazante hacia Westeros.