La Universidad de California, junto con un equipo de NVIDIA han estado trabajando en una nueva tecnología que se aplicará a la hora de realizar fotografías y que ha sido denominada como “zoom computacional”. En términos generales, lo que permitirá será realizar ajustes en la distancia focal y la perspectiva de las imágenes después de haber sido tomadas. La palabra clave aquí es después, que es lo que da sentido a este nuevo algoritmo.

La técnica se lleva a cabo mediante la toma de una serie de fotos en las que la distancia focal de la cámara se mantiene, habiendo de variar la posición física de la misma acercándola hacia el sujeto o elemento principal de la imagen. Una vez hecho esto, el algoritmo se pone a trabajar y crea una serie de perspectivas que son imposibles de conseguir mediante las características habituales de la cámara, dando resultados de lo más llamativos sin necesidad de tener que hacer uso de herramientas de edición de por medio.

A través de la creación de un sistema de reconocimiento en tres dimensiones, las composiciones finales que se pueden obtener de una única fotografía se multiplican, permitiendo escoger al fotógrafo el resultado idóneo. La aplicación de esto es efectiva en prácticamente todas las situaciones en las que exista una diferenciación clara entre un elemento principal y el fondo de la imagen (algo que ya ocurre, por ejemplo, al utilizar los modos de retrato de los smartphones con doble lente).

Esta nueva tecnología aún está en pruebas y poco se conoce de cuándo podría llegar finalmente al público general, aunque los investigadores esperan que pueda implementarse de una manera relativamente sencilla a través de actualizaciones de software.