Fuerte ofensiva en contra de las pseudociencias por parte de la Generalitat Valenciana. La consellera Carmen Montón ha enviado una instrucción a todos los departamentos de salud recordando que la homeopatía está excluida de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.

En rueda de prensa ha anunciado varias medidas en contra de este tipo de prácticas y recordó que las buenas prácticas médicas están ligadas a la evidencia científica:

La buena práctica médica está ligada a la evidencia científica. Desde la Administración debemos diferenciar claramente entre los productos que cuentan con un respaldo de medicina basada en la evidencia respecto a todos aquellos productos y prácticas que no han demostrado su eficiencia.

También ha prohibido la promoción, presencia y publicidad dentro de centros sanitarios públicos de las siguientes prácticas:

  • Medicina naturista
  • Naturopatía
  • Medicina tradicional china
  • Acupuntura
  • Ayurveda
  • Fitoterapia
  • Terapia nutricional o los tratamientos con vitaminas.
  • Osteopatía
  • Quiropraxia
  • Quiromasaje
  • Drenaje linfático
  • Reflexología
  • Shiatsu
  • Aromaterapia
  • Técnicas de la mente y el cuerpo
  • Yoga
  • Meditación
  • Oración
  • Kinesiología
  • Hipnoterapia
  • Sofronización
  • Arteterapia
  • Técnicas sobre la base de la energía
  • Qi-Gong
  • Chi-Kung
  • Reiki
  • Terapia floral
  • Terapia biomagnética

Por último, Carmen Montón ha enviado una carta al Ministerio de Sanidad para solicitar que se retire el reconocimiento de la homeopatía como medicamento que actualmente se encuentra en el artículo 50 del texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

El escrito de la conselleria de Sanitat dice, entre otras cosas:

La evidencia científica disponible concluye que la homeopatía no ha aprobado su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta y esto se constata en que todos los productos homeopáticos se han aprobado sin indicaciones terapéuticas aprobadas y por tanto no se les ha exigido demostrar su eficiencia terapéutica. La homeopatía carece de evidencia científica que justifique su utilización clínica.

El texto también explica los peligros de la medicina homeopática, sobre todo a aquellos que lo eligen por encima de medicamentos que han demostrado su efecto, poniendo en riesgo el derecho a la salud como derecho fundamental de la persona. Así mismo, se pide al Gobierno a tramitar ante autoridades europeas la modificación del artículo de la directiva 2004/27 del Parlamento Europeo sobre medicamentos de uso humano en donde se hace referencia a la homeopatía.