El pasado mes de mayo, el ataque de ransomware WannaCry puso en jaque la seguridad de muchas compañías e identidades gubernamentales en todo el mundo. Los ordenadores recibían un archivo que bloqueaba los datos, los cuales solamente podrían ser liberados pagando un rescate en bitcoins. El objetivo de este ransomware parece haber sido únicamente económico, aunque un nuevo estudio realizado por Osterman Research y patrocinado por Malwarebytes destapa otro tipo de comportamientos en otros casos.

Un primer análisis podría evidenciar que las grandes compañías pueden ser las potenciales víctimas de este tipo de ataques cibernéticos por su poder económico. Sin embargo, el informe publicado este jueves 27 de julio arrojó que el 35% de las 1.000 pequeñas y medianas empresas encuestadas en junio fueron víctimas de un ataque de ransomware. A pesar de que los rescates pedidos por los hackers no suponían grandes cantidades de dinero, el ataque sí tuvo un impacto en la economía de la empresa, y el 22% de las afectadas tuvieron que cesar sus operaciones. Una compañía entre seis compañías tuvo que afrontar hasta 25 horas de inactividad tras el ataque, según los datos recolectados.

El estudio de Osterman Research reveló que las cantidades para desbloquear los archivos infectados no superaron los 1.000 dólares en el 50% de las pequeñas y medianas empresas amenazadas.

Más allá del ransomware, el 81% de las compañías sufrieron un ciberataque y en el 66% de los casos se violaron los datos de la empresa. Por su parte, las empresas encuestadas afirmaron estar desarrollando tecnologías para evitar este tipo de delitos cibernéticos.

Después de WannaCry, el malware NotPetya volvió a poner en jaque la seguridad cibernética, y puso de relieve la importancia de combatir este tipo de delitos cibernéticos. Más de la mitad de los servicios financieros se han mostrado preocupados o muy preocupados por el auge de estos ataques, y el reto consiste en eliminarlos y prevenirlos.

Además de hacer copias de seguridad muy asiduamente para proteger los datos, existen proyectos como No more ransom que ofrecen soluciones para las víctimas de ransomware. Cada día nacen nuevas iniciativas que pueden resultar efectivas para todo tipo de empresas o usuarios ya que, como muestra el estudio, los hackers no solo van detrás de las grandes compañías.