De acuerdo a un reporte de ET News, Apple ha creado un nuevo departamento de investigación y desarrollo, además de adquirir máquinas para fabricar pantallas de tecnología OLED. El objetivo es no depender de un solo proveedor para la fabricación de estos componentes.

Ahora mismo la única compañía capaz de fabricar pantallas OLED en masa y al ritmo que necesitan es Samsung. ¿El problema? a Apple no le gusta depender de un solo proveedor para el desarrollo de alguno de los componentes usados en sus productos, aprendieron la lección con Intel.

Aunque Apple ya está vendiendo productos con pantalla OLED, por el momento está al Apple Watch, por lo que la producción es muchísimo más modesta que dispositivos con pantallas grandes como sería el caso de un smartphone o una tablet. Se espera que el próximo iPhone (iPhone 8 o iPhone Pro, o como sea que se termine llamando) tenga una pantalla OLED, lo cual requiere un ritmo de fabricación sumamente alto.

Una buena noticia para los consumidores

No es la primera vez que Apple decide tomar el control del desarrollo y fabricación de alguno de los componentes para sus productos. El mejor ejemplo son los microprocesadores que se incluyen en todos sus dispositivos a excepción de las Macs:

Los iPhones, iPads, Apple Watch, Apple TV y futuros HomePods incluyen procesadores de arquitectura ARM que son ultra eficientes, diseñados específicamente para cada uno de los productos que lo incluye. El resultado es la capacidad y posibilidad de sacar todo el provecho posible en términos de desempeño, sin sacrificar autonomía o miniaturización.

En el caso de las pantallas OLED, con el tiempo, podríamos esperar un resultado similar: Pantallas cada vez más eficientes, de mayor calidad, integradas perfectamente en el diseño del dispositivo, con sus ventajas particulares, alta eficiencia, con cada vez más brillo, mejor contraste y espacio de color.

Pantallas OLED de Apple… no antes de 2018

Aunque la llegada del OLED al iPhone es una noticia bienvenida, sobre todo de cara a la reproducción de negros en pantalla, ahorro de batería y la inclusión de un sensor Touch ID, la realidad es que no veremos pantallas desarrolladas por la compañía antes de 2018.

Las pantallas OLED en el iPhone que se lanzará este año serán desarrolladas por Samsung, de quienes se espera la fabricación de 160 millones de estos componentes en los próximos dos años.

La producción de pantallas OLED de Apple se haría en conjunto con alguna de las empresas asiáticas que la compañía subcontrata para ensamblar varios de sus productos, como por ejemplo Foxconn.

En vez de montar fábricas nuevas, la compañía haría un préstamo o leasing de las máquinas necesarias para el desarrollo de pantallas OLED. De esa forma no tendría que preocuparse de la logística, y se enfocaría en el control y supervisión de la empresa subcontratada, de tal forma que se mantenga un nivel de producción que cumpla con la demanda necesaria.

Y vaya que la demanda será alta: según rumores, Apple estaría planeando lanzar tres modelos de iPhones, todos con pantallas OLED, en 2018.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.