Tal día como hoy pero de 1997, una novela con el título de Harry Potter y la Piedra Filosofal y cochin negrita como fuente tipográfica apareció en los escaparates de todas las librerías del Reino Unido de la mano de la editorial Bloomsbury. La autora, a la que poco antes habían propuesto sus editores ocultar su nombre de pila tras iniciales para no ahuyentar a lectores masculinos obtusos por ser mujer, había recibido 2.500 libras como adelanto por su publicación. Hoy, es una de las escritoras más ricas del mundo entero, que la conoce como Joanne Katherine Rowling, pero el segundo nombre no es suyo, sino de una de sus abuelas.

La idea para la historia del celebérrimo mago británico le había sobrevenido en 1990 durante un viaje de Manchester a Londres en un tren abarrotado de pasajeros, y comenzó a escribir lo que constituiría el primer volumen de la saga en la librería Lello de Oporto. Lo terminó en 1995, y su segundo agente, Christopher Little, logró en agosto de 1996 que Bloomsbury decidiera publicarlo. Dos décadas más tarde, se habían vendido 450 millones de ejemplares de la heptalogía literaria protagonizada por Harry James Potter, traducida a setenta y siete idiomas y publicada en 200 países, con una recaudación de unos 7.700 millones de dólares brutos según Forbes.

Las peripecias de Potter y sus amigos Ron Weasley y Hermione Granger en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería y en su lucha contra el malvado Lord Voldemort, que no se pudieron disfrutar en español hasta marzo de 1999, siguieron en Harry Potter y la cámara secreta, El prisionero de Azkaban y El cáliz de fuego, publicadas en julio de 1998, 1999 y 2000; La Orden del Fénix, de junio de 2003; El misterio del príncipe y Las Reliquias de la Muerte, de julio de 2005 y 2007. Es decir, si hoy hace veinte años empezó a despacharse el primer libro, dentro de poco hará una década que llegó, quizá, la última novela sobre Potter y compañía.

harry potter 20 aniversario
J. K. Rowling - TheObjective.com

Mientras tanto, la saga fue llevada al cine en ocho películas después de que Rowling negociase los derechos de adaptación a la Warner Brothers en 1999 por un millón de libras esterlinas, con la condición de que el elenco principal fuese británico, y hubo ocho filmes porque la última obra se dividió en dos adaptaciones para explotar al máximo esta auténtica gallina de los huevos de oro. Los directores Chris Columbus, Alfonso Cuarón, Mike Newell y David Yates fueron los encargados de trasladar este mundo de hechiceros y muggles a la gran pantalla, y las películas se fueron estrenando entre 2001 y 2011. Pero la industria del cine es voraz, y la cosa no podía quedar ahí.

Rowling había publicado otros libros colaterales para donar los beneficios a Comic Relief y The Children’s Voice. Hasta ahora se trata de seis obras que pertenecen al universo mágico y que se manejan allí. Las primeras fueron Animales fantásticos y dónde encontrarlos y Quidditch a través de los tiempos, lanzados en marzo de 2001. Más tarde vino Los cuentos de Beedle el Bardo, que sólo iba tener una edición limitadísima de siete ejemplares hechos a mano y con ilustraciones de la autora, uno de los cuales se lo agenció Amazon tras apoquinar casi dos millones de libras durante una subasta benéfica en Sotheby’s, y que acabó saliendo a la venta en diciembre de 2008.

Por último, los libros electrónicos Hogwarts: An Incomplete and Unreliable Guide, Short Stories from Hogwarts of Heroism, Hardship and Dangerous Hobbies y Hogwarts of Power, Politics and Pesky Poltergeist vieron la luz en septiembre de 2016, pero aún no cuentan con una traducción al castellano. La primera de estas seis obras adicionales ha sido adaptada en el filme homónimo de Yates, con guion de la propia Rowling, también en 2016, y se convertirá en una especie de saga de cinco precuelas sobre las andanzas de Newt Scamander, autor de este bestiario que estudian los alumnos de Hogwarts, y la batalla contra el mago tenebroso Gellert Grindelwald.

harry potter 20 aniversario
Daniel Radcliffe, Emma Watson, J. K. Rowling y Rupert Grint - SBS.com.au

Además, existen al menos tres cortometrajes realizados por seguidores del universo de Potter: The Greater Good y Severus Snape and the Marauders, dirigidos por el estadounidense Justin Zagri en 2013 y 2016, y Voldemort: Origins of the Heir, por el italiano Gianmaria Pezzato en 2017. Pero, como no podía ser de otra manera, se los conoce muchísimo menos que a las nueve películas de la Warner Bros, de las que seis se encuentran entre las cincuenta con más recaudación en taquilla de todos los tiempos, con la segunda parte de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte en el puesto octavo. Así, el cine que adapta la mágica obra de Rowling ha ganado ya más de 8.500 millones de dólares.

Con este panorama, algunos estamos a la espera de que anuncien que van a adaptar igualmente Harry Potter y el niño maldito, la obra de teatro oficial escrita por Jack Thorne según una historia de Rowling, John Tiffany y él mismo, que continúa el relato tras Las Reliquias de la Muerte y que fue estrenada en el Palace Theatre londinense y distribuida como libro en julio de 2016 por Little, Brown and Company y Pottermore. Por otro lado, diecisiete videojuegos sobre la historia de Potter, el Quidditch, pociones y encantamientos han sido desarrollados por Electronic Arts, Traveller’s Tales o SCE London Studio entre 2001 y 2016; y existen hasta cinco parques temáticos dedicados a ella: uno en Orlando desde 2010, uno en Londres desde 2012, uno más en Orlando desde 2014, otro en Osaka desde 2016 y otro más en Los Ángeles desde el mismo año.

Los actores Stephen Fry y Jim Dale narraron cada palabra de la heptalogía para sendos audiolibros a uno y otro lado del Atlántico. Y excepto por algunos que no entienden nada y acusaron a los adultos que leyeron las novelas de ser “un caso grave de infantilismo cultural”, la crítica especializada se rindió prácticamente a los pies de Rowling. Stephen King dijo que lo que ella consigue en su obra es “una hazaña de la que solo una imaginación superior es capaz”; Orson Scott Card, que “ha escrito una de las obras perdurables de la literatura inglesa”; y hasta Joseph Ratzinger la elogió afirmando que sus libros “seducen a los jóvenes lectores de manera subliminal y distorsionan la cristiandad en el alma antes de que ésta pueda desarrollarse”.

harry potter 20 aniversario
The Wizarding World of Harry Potter (Orlando) - Universal

Numerosos grupos religiosos de Estados Unidos acusaron a Rowling de pretender promover la magia y las creencias de la wicca neopagana entre la juventud, y exigieron que se prohibiese la lectura de su obra en las escuelas. Sin embargo, para millones de los lectores que no necesitan que les dé el aire, fue un auténtico disfrute zamparse los siete libros uno tras otro. Su éxito provocó que el periódico The New York Times se viese obligado a crear una lisa propia para los superventas juveniles en el año 2000, y todo para responder al berrinche de muchos editores por la presencia de varios libros de la saga en los primeros puestos de la lista de siempre; y el sociólogo inglés Andrew Blake señaló en 2002 a Harry Potter como uno de los iconos de la cultura popular británica, a la misma altura que Sherlock Holmes o James Bond.

Después de todo lo que ha dado de sí el mundo mágico de Harry Potter en estas dos décadas, con una marca valorada en 15.000 millones de dólares y un puesto destacado en el bagaje cultural de las últimas generaciones, tendría que irrumpir una nueva edad oscura para que cayese en el olvido alguna vez. En la parte posterior de un busto de Hermes que hay el Hotel Balmoral de Edimburgo, la madre del niño mago superviviente garabateó lo que sigue: “J. K. Rowling terminó de escribir Harry Potter y las Reliquias de la Muerte en esta habitación (552) el 11 de enero de 2007”. ¿De veras será la última novela de esta saga maravillosa? Algunos estamos por apostar que el futuro proveerá.