Somos muchos los que soñamos con ser tan productivos en un tablet como en un portátil. Es una de las promesas incumplidas de la corriente post-PC.

Lo hemos dicho hasta la saciedad: en el caso de los iPads no es un problema de hardware (ya son tan o más rápidas que la gran mayoría de portátiles disponibles hoy en el mercado), sino un problema de software. iOS nos ha echado para atrás a lo largo de los años, simplemente no es suficiente. Siempre fue la versión grande del sistema operativo del iPhone y no debería ser así.

Con iOS 11, Apple ha decidido arriesgar, innovar y cumplir la promesa de la productividad. Es un cambio tan radical en tantos niveles que el iPad se siente como un dispositivo totalmente nuevo. Ahora que la beta pública de iOS 11 está disponible recomendamos instalarla en tu iPad y lo confirmes por ti mismo.

Hay tantos cambios en iOS 11 que la primera impresión del sistema operativo, al menos en el iPad, será un tanto desconcertante. Pero pocos minutos después se entenderá la lógica detrás de las nuevas formas de interactuar con la pantalla de la tablet.

Estos son los tres cambios más importantes que tienes que entender para hacer del iPad con iOS 11 un objeto de productividad.

Arrastra cualquier cosa en la pantalla

Días atrás comentábamos como el arrastrar y soltar elementos, archivos y objetos en iOS 11 inclusive entre aplicaciones, cambia por completo la forma en que se puede interactuar con el sistema operativo. La utilidad se multiplica y nos hace la vida muchísimo más fácil.

Aunque en la beta pública de iOS 11 podrás arrastrar elementos solo con las apps de Apple (las aplicaciones de terceros tendrán que actualizarse con nuevas funciones días previos al lanzamiento oficial de la nueva versión del sistema operativo) desde ya puedes probar las posibilidades con Safari, Calendario, Files y elementos propios del sistema operativo.

Si estás en ventana partida, por ejemplo, puedes arrastrar aplicaciones desde el dock y asignarlo a espacios de manera totalmente libre y flexible. Puedes seleccionar varios archivos con varios dedos y arrastrarlos a otras aplicaciones. No tendrás que copiar y pegar texto para llevarlo de una app a otra, ahora simplemente la seleccionas y la arrastras. Se pueden llevar elementos de la interfaz como una pestaña de navegador o un enlace a otros lugares o abrir nuevas ventanas así.

Las posibilidades son bastante grandes y mucho tendrá relación con la creatividad de los desarrolladores a lo largo de los próximos meses.

Ahora tienes gestión de archivos

Uno de los mayores problemas en flujos a la hora de trabajar en iOS era la falta de una gestión de archivos. iOS 10 nos ofreció algo similar a media llave con la posibilidad de interactuar con archivos en el iCloud Drive.

Con iOS 11 se incluye una nueva aplicación llamada simplemente Files. Desde ahí se puede gestionar cualquier archivo que esté en tu dispositivo, en iCloud o cualquier otro servicio fichero que esté otros servicios de sincronización en la nube como Dropbox, Box.net, Google Drive, OneDrive, entre otros.

En el pasado, al no haber un sistema de archivos, el guardado, modificación y eliminación de ficheros se hacía desde las apps. Por ejemplo: si querías modificar el nombre de un documento de Word, sólo se podía hacer desde Word para iOS. Apple durante años defendió esta aproximación a los archivos explicando que el método anterior remite a la era del PC.

Pero han pasado los años y parece que en Apple no han encontrado una mejor forma de gestionar archivos y han terminado cediendo. Desde la app Files es posible crear nuevas carpetas, mover ficheros entre ellas, eliminar, renombrar y guardarlos en la nube si hace falta.

Si usas una Mac tendrás los archivos del Escritorio y de la carpeta Documentos disponibles en todo momentos desde iCloud Drive, lo cual se agradece bastante para quienes pasamos de Mac a iPad en el trabajo diario.

El nuevo dock

El tercer gran cambio con relación a versiones anteriores del sistema operativo está en el Dock. Ahora se parece y funciona de forma similar al de macOS. Es posible agregar muchas más aplicaciones y se muestra en todo momento, desde cualquier app deslizando el dedo del borde inferior hacia arriba.

Antes, para acceder al Dock había que presionar el botón de Inicio, volver a la pantalla principal y desde ahí acceder a la app colocada en esa zona.

El nuevo dock también sirve para arrastrar aplicaciones y abrirlas en pantalla completa, pantalla partida o pantalla flotante.

Apple también ha combinado las nuevas capacidades de arrastrar y soltar en conjunto con el nuevo dock.

Por ejemplo: Si arrastras un archivo hacia abajo, el nuevo dock aparece, al acercar el fichero al icono de la app donde quieres depositarlo, esta se abre y puedes soltarlo ahí.

Un dispositivo realmente capaz

Finalmente Apple empieza a tratar el iPad como un dispositivo realmente productivo, capaz de realizar tareas avanzadas y con todas las posibilidades de hacer funcionar aplicaciones de trabajo avanzadas, y no simplemente un iPhone con una pantalla más grande.

Estas son solo tres de las decenas de mejoras que se pueden encontrar en iOS 11 para iPad, pero estas serán probablemente los tres grandes cambios que notes una vez que lo hayas instalado.

Tal y como comentábamos antes, aún siendo una beta pública, recomendamos instalar iOS 11 y darle una vida nueva al iPad. Hay fallos, hay bugs, hay momentos en que las apps se cierran, pero son tantos los cambios que se pueden experimentar desde hoy mismo, que vale la pena.