La serie "El Chapo", producida por Netflix y Univision estrenó su primera temporada en el famoso servicio de streaming. Se trata de un proyecto que pretende contar la historia del narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera. Serán tres temporadas que abarcan los sucesos del capo desde 1985 a la fecha, sin embargo, también se podrán conocer aspectos de su vida temprana.

En medio de su estreno en Netflix y desde que se diera a conocer el proyecto, se sabe que el Chapo busca actuar legalmente contra las productoras por hacer uso de su nombre e imagen. Mientras tanto, la primera temporada de la serie, que cuenta con nueve episodios, ya están disponibles en la plataforma de Netflix y se ha transmitido por Univision.

La respuesta del público y las calificaciones de los episodios han sido favorables para la producción. Y a decir verdad se trata de una serie de televisión muy interesante, llena de drama, de acción, que consigue profundizar en las más obscuros temas del narcotráfico en México. Por un lado es la historia no conocida del mayor capo de México y por el otro una dura crítica a las partes implicadas en este fenómeno: autoridades, gobiernos federales, ejército, empresarios, etc., en donde lo más importante por sobre todas las cosas es el dinero y el poder.

La acogida de esta serie es bastante agridulce, sobre todo porque las series dedicadas a estos temas, como "Narcos", por mencionar la obra emblemática de Netflix, corren el gran riesgo de convertirse en apologías a los cabecillas y el mundo del narcotráfico. Por otro lado, sí debemos tomar en cuenta que son el resultado de importantes investigaciones y que nos permiten conocer y comprender los distintos factores que intervinieron en estos capítulos en la historia de los países implicados. Claro, no debemos perder de vista que se trata de un show de entretenimiento y aquí es donde cabe la decisión personalísima de consumir o no esta clase de series.

A decir verdad, y para ser justos, "El Chapo" es una serie que se siente con menos adornos que "Narcos", más que nada por su formato. En la primera seguimos de cerca a Joaquín Guzmán y su escalada al poder sin la mayor dramatización o humor como en "Narcos" que está narrada por el personaje del agente de la DEA, Steve Murphy.

La actuación del actor mexicano Marco de la O como "El Chapo" es convincente, sobre todo en los momentos de mayor carga dramática. El gran pero en este sentido es que encontraremos varias actuaciones acartonadas. Las recreaciones de varios de los personajes reales también son destacadas, como las del infame presidente de México en el sexenio 88-94 y otros más como los demás narcotraficantes de la época. Los formatos de los episodios son ricos en recursos narrativos y nos darán varias sorpresas.

Será fácil angancharse con la serie "El Chapo", aunque para la segunda mitad de esta primera temporada la historia se ralentiza, que en un principio está llena de detalles sobre el ascenso de este capo hasta ser el narcotraficante más importante de México que aparece en la lista de los hombres más ricos del planeta. Este cambio es muy drástico y de pronto parecen dos series completamente distintas y para el final de la temporada se entrega más a la interpretación dramática del capo que al apego histórico de este personaje.

Marco de la O ha declarado en varias ocasiones que tanto la serie como su actuación no son con la intención de ensalzar o juzgar a la persona de Joaquín Guzmán sino de contar su historia y que el público estará a cargo de su propio veredicto. El Chapo actualmente está encarcelado en el Centro Correccional Metropolitano, Nueva York, luego de ser extraditado a Estados Unidos el 19 de enero de este 2017.

En resumen, "El Chapo" es una serie que despierta el interés y que mantiene su ritmo dramático (aunque hace un cambio drástico en la segunda mitad de la temporada). Para quienes gustan de estos temas encontrarán una serie entretenida, y definitivamente no se trata de un documental pues tiene bastantes licencias dramáticas. En la primera temporada veremos el acenso de Joaquín Guzmán como "Patrón" en la era de Miguel Ángel Félix Gallardo y su captura en Guatemala en 1993 e ingreso al penal de máxima seguridad conocida como "Almoloya". Será en septiembre que se estrene la segunda entrega de la serie en Univision y más tarde será lanzada en Netflix.