Un operativo de la Policía Nacional, realizado en colaboración con Europol, Eurojust y la Fiscalía Especial contra la Criminalidad Informática, ha logrado desmantelar uno de los mayores distribuidores ilegales de televisión por internet. La investigación comenzó a raíz de una denuncia de la Premier League contra un ciudadano danés afincado en España, y ha propiciado doce registros y ocho detenciones por distribuir ilícitamente cerca de mil canales de pago por medio de dos ISP (Empresas Proveedoras de Servicios de Internet).

Según ha informado la Policía a través de un comunicado, el ciudadano danés era propietario de una de las ISP más importantes de Málaga. A través de esta empresa proveedora de servicios de internet, el acusado distribuía de forma ilícita la señal codificada de televisión a miles de clientes de distintos países de la Unión Europea. Sus conocimientos tecnológicos y la capacidad técnica de la compañía, así como de la organización criminal que sustentaba el delito, permitían ofrecer un servicio de alta calidad, similar al que suministran los ISP que distribuyen de forma legal la señal de televisión.

televisión
Fuente: Policía Nacional

La compañía inicialmente investigada no era la única que ofrecía la señal de televisión por internet de manera ilícita, sino que había otras empresas proveedoras que seguían el mismo modus operandi bajo las directrices del ciudadano danés y su organización delictiva. El acusado poseía otro ISP, localizado en la ciudad de Silistra (Bulgaria), con el que daba cobertura a otras zonas de la Unión Europea al mismo tiempo que estaba interconectado con la compañía de Málaga. Ambas empresas, que estaban legalmente constituidas, aprovechaban sus capacidades técnicas para dar cobertura de forma paralela e ilegal. Según la Policía Nacional, los ISP gozaban de tal prestigio que eran ellos incluso quienes elegían a qué clientes prestaban sus servicios.

Los ISP fueron desconectados y decomisados por orden judicial, una vez que se comprobó a través de los doce registros en España y Bulgaria que se estaba distribuyendo de forma ilegal la señal de televisión por internet. Las plataformas ilícitas han quedado fuera de servicio, y las fuerzas de seguridad han intervenido numerosos documentos que incriminan a los investigados en los presuntos hechos delictivos. Además, la organización criminal también controlaba otros mercantiles que dependían técnicamente de los ISP, y que se encargaban de proporcionar la señal al cliente final. De los siete detenidos en Málaga, seis personas son de origen danés y un ciudadano es sueco.