El ratopín rasurado o rata topo desnuda es uno de los mamíferos más raros que existen. Conocido científicamente como Heterocephalus glaber, el animal también es, probablemente, uno de los más feos del mundo. Durante años, los científicos se sorprendían al estudiar los ejemplares analizados, ya que parecía que no desarrollaban tumores. Esta capacidad le valió el título, efímero, de especie «inmune al cáncer». Sin embargo, un reciente trabajo publicado en la revista Veterinary Pathology documentó los primeros casos de tumores espontáneos en este mamífero. Pese a que dicha investigación desmontó una popular creencia, lo cierto es que el ratopín rasurado guarda aún muchas sorpresas.

Este roedor africano posee la sorprendente capacidad de aguantar hasta 18 minutos sin oxígeno. Un equipo de científicos ha estudiado cómo es posible que el ratopín rasurado pueda sobrevivir en condiciones anaeróbicas tanto tiempo. Sus resultados, publicados hoy en la revista Science, muestran que el mamífero es capaz de utilizar fructosa como combustible para sus tejidos vitales. A diferencia de otras especies, que solo pueden metabolizar glucosa, este animal tiene la habilidad de emplear un segundo tipo de azúcar sin dañar órganos tan importantes como el corazón y el cerebro. El descubrimiento, según los autores, es un avance muy importante en medicina.

Unos resultados importantes en medicina

En condiciones normales, el cerebro del resto de los mamíferos es especialmente sensible a la falta de oxígeno, una situación conocida como anoxia. El motivo es que nuestro cerebro se «alimenta» de glucosa, que se metaboliza para generar la energía necesaria para su funcionamiento. Cuando el cerebro no recibe suficiente «combustible», las células nerviosas empiezan a morirse a los pocos minutos como consecuencia de la falta de oxígeno, clave para metabolizar la glucosa. El caso del ratopín rasurado, sin embargo, es ligeramente diferente. Los animales viven en túneles subterráneos, donde generalmente hay muy poco oxígeno y una elevada concentración de dióxido de carbono, que construyen los propios roedores. ¿Podrían haber evolucionado los mamíferos para adaptarse a estas condiciones?

Para responder a esta pregunta, el equipo de Thomas Park decidió realizar una serie de experimentos. Su objetivo era comparar la respuesta de distintas especies ante la falta de oxígeno. Mientras que los ratones fallecieron cuando fueron sometidos a condiciones anaeróbicas, los ratopines rasurados lograron sobrevivir hasta 18 minutos sin oxígeno. Los animales perdían el conocimiento tras ser sometidos a anoxia, una situación que también provocaba una dramática reducción de su frecuencia cardíaca, que pasaba de 200 a 50 pulsaciones por minuto. Cuando los investigadores les exponían de nuevo al aire, los mamíferos despertaban como si nada hubiera ocurrido. Tampoco mostraban daños neurológicos ni de comportamiento.

Crédito: Thomas Park/UIC

El grupo de Park estudió el metabolismo de los animales, con el objetivo de determinar si había habido algún cambio. Así descubrieron que los niveles de fructosa aumentaban en el cerebro y el corazón de los mamíferos. Además, de forma paralela, diversos experimentos demostraron que la rata topo desnuda podía utilizar la fructosa como «combustible», algo que los ratones no son capaces de emplear. «El ratopín rasurado ha reordenado algunos bloques básicos de su metabolismo para convertirse en una especie tolerante a bajísimas condiciones de oxígeno», explica Thomas Park, investigador de la Universidad de Illinois y uno de los autores del trabajo en Science. El hallazgo, según los autores, podría ayudar en el diseño de nuevas estrategias para prevenir el daño tisular asociado a enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

«Este es el último gran descubrimiento sobre el animal, un mamífero de sangre fría que puede vivir varias décadas más que otros roedores, desarrolla cáncer de forma muy poco frecuente y rara vez sufre dolor», añade Park. La investigación sobre su capacidad de supervivencia sin oxígeno muestra una habilidad más de un roedor que, durante décadas, ha fascinado a los científicos. El ratopín rasurado sigue siendo, a día de hoy, el único mamífero que puede mantener su temperatura estable de forma ectoterma, es decir, sin utilizar el calor de su propio cuerpo. Los túneles subterráneos que los animales construyen por sí mismos en Kenia, Somalia o Etiopía son además una muestra de su comportamiento eusocial, similar a la organización de las abejas o las hormigas. Sin embargo, a diferencia de los insectos y de muchos otros organismos vivos, el ratopín rasurado puede hacerlo sin apenas oxígeno. Ahora por fin hemos descubierto su secreto.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.