El Gobierno de Trump ha cancelado el proceso exprés del visado H1-B para la contratación de empleados extranjeros especializados en matemáticas, informática, ingeniería y medicina. La medida se aplicará a partir del próximo 3 de abril y tendrá efecto durante seis meses.

El proceso permitía que compañías que requieran de especialistas en los campos antes mencionados puedan pagar 1.225 dólares y acceder a una "vía rápida" para la extensión del visado en no más de 15 días. El trámite normalmente tarda entre dos a seis meses.

Considerando que el 74% de los trabajadores en Silicon Valley de entre 25 y 44 años en áreas de informática y matemáticas nacieron fuera de Estados Unidos, esta medida es un durísimo golpe para el sistema de innovación en el valle, donde atraer talento es clave para mantener un nivel alto de competitividad y la rápida contratación es importante en un ambiente donde no solo se espera que se crezca rápido, sino que es prácticamente requerido.

Aunque la razón oficial de la suspensión del proceso premium de extensión de visas H1B es el altísimo número de peticiones, la necesidad de reducir el tiempo total de procesamiento y poder liberar todas las solicitudes pendientes, la política nacionalista de Trump está muy presente en la medida. De hecho, en el memorando que acompaña al decreto, se vincula la inmigración con la pérdida de empleos o de poder salarial de algunos trabajadores estadounidenses.

Esta medida es la última de una serie de decisiones ultra polémicas relacionadas con la migración hacia Estados Unidos, que Trump prometió detener en sus propuestas de campaña. Aunque el veto migratorio a refugiados y nacionales de algunos países fue suspendido, el nuevo Gobierno asegura que seguirá implantando medidas para "proteger al trabajador estadounidense".

👇 Más en Hipertextual