Sociedad

Un videojuego como terapia para el autismo

Por 20/03/17 - 17:30

El periodista británico Keith Stuart cuenta cómo jugar a Minecraft ayudó a que su hijo, con Trastorno del Espectro Autista, pudiera comunicarse mejor con su entorno.

Un videojuego como terapia para el autismo
Keith y su hijo Zac jugando a un videojuego

Según un estudio elaborado por la Confederación Autismo de España, uno de cada cien niños que nacen, presenta el Trastorno del Espectro Autista. Esta cifra aumenta en países como Estados Unidos, donde existe una preocupación generalizada al darse en uno de cada 88 nacimientos. Detectarlo a tiempo es algo fundamental, pero también es importante saber cómo tratar a los niños que ya presentan este trastorno.

El periodista británico de The Guardian, Keith Stuart, escribe regularmente sobre tecnología y videojuegos. Ahora se encuentra en España para presentar su libro “El niño que quería construir su mundo”, (A Boy made of blocks), la historia de un padre que busca desesperadamente cómo relacionarse con su hijo que padece Trastorno del Espectro Autista. A través de los ojos de sus protagonistas, Alex y su hijo Sam, Keith cuenta aspectos de la historia que él mismo lleva viviendo desde que hace cuatro años, a su hijo Zac le diagnosticaron este trastorno. En Hipertextual hemos hablado con él sobre su experiencia.

"Durante el año 2012, los profesores de la escuela, realizaron varias pruebas a Zac para hacer un primer diagnóstico, y coincidieron en que podría estar dentro del espectro autista. A finales de ese mismo año y principios de 2013, el pediatra le evaluó y vio que efectivamente estaba dentro del espectro."

Por su trabajo como periodista en The Guardian, Keith conoce y ha probado la gran mayoría de videojuegos del mercado, sin embargo, ha sido uno el que le ha cambiado la vida: Minecraft. El juego desarrollado por Markus Persson, y adquirido posteriormente por Microsoft, se ha convertido en el mejor aliado para dar voz y ayudar a su hijo a sobrellevar su situación.

"Antes de jugar a Minecraft, mi hijo jugaba con Lego y dibujaba, pero no tenía la paciencia suficiente cuando las cosas no salían como él quería. A raíz de salir el juego disponible para Xbox 360, empezamos a jugar juntos y de repente empezó a construir una cabaña, con un corral para meter a los animales. Se empezó a comunicar con el resto."

El uso de la tecnología para tratar los casos de autismo infantil es algo de lo que se lleva hablando durante años. La Federación Autismo de Madrid en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid lleva tiempo defiendo el uso de las TIC para mejorar la calidad de vida de las personas diagnosticadas dentro de los Trastornos del Espectro Autismo.

"Jugar a Minecraft ha ayudado a Zac a aumentar su vocabulario. El juego está lleno de nombres de herramientas y objetos que tiene que combinar para poder usarlos. Cuando juega con su hermano pequeño, usa las palabras creando frases e ideas complejas."

La decisión de escribir el libro basada en su propia experiencia, no fue del propio Keith, sino de una editorial que leyó el primer artículo que había publicado en The Guardian sobre cómo jugar al Minecraft con su hijo le había ayudado a comunicarse con él. Keith siempre tuvo claro que no quería contar su historia, sino crear una novela y añadirle hechos personales.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies