Ciencia

La ExoMars comienza un frenado que durará un año

Por 16/03/17 - 12:40

La ExoMars TGO, la sonda de la ESA y Roscosmos, comienza su última fase antes de entrer aen la órbita científica. Una fase que durará todo un año mientras la sonda frena en la atmósfera marciana.

La "espía" oficial de Marte, la ExoMars TGO, ha completado un hito más en su accidentada pero impresionante carrera. Esta madrugada, la sonda terminaba con la operación que le permitirá el aerofrenado sobre el Planeta Rojo. Una maniobra que durará un año y que dejará a la sonda más cerca que nunca de la superficie: a unos 400 Km en el fino aire marciano. Desde allí, la ExoMars utilizará su instrumental para analizar los gases atmosféricos en busca de metano y otros indicios relacionados, de alguna manera, con la vida en Marte.

Un año para frenar

Efectivamente, la maniobra de aerofrenado durará un año en el cual la sonda orbitará alrededor de Marte entre los 33.000 y los 200 Km (en una órbita elíptica). La maniobra ha de ser cuidadosa y lenta ya que cualquier error podría suponer la caída inevitable de la ExoMars TGO sobre Marte, estropear su instrumental o alargar el tiempo de maniobra. Para frenar, la sonda usará una técnica de aerofrenado, empleando la propia atmósfera marciana para detener poco a poco su "cuerpo" en la órbita correcta. Pero la atmósfera de Marte es muy tenue y suave, tal y como sabemos desde hace mucho tiempo, por lo que la maniobra ha de hacerse lentamente.

Desde los 400 Km, la sonda será capaz de utilizar los instrumentos a bordo para caracterizar con detalle la atmósfera marciana. Entre otras cosas, será capaz de encontrar una amplia cantidad de gases atmosféricos en cantidades minúsculas. Entre ellos, los científicos buscan metano, vapor de agua, óxidos de nitrógeno y acetileno. Estos gases son, de una manera u otra, indicadores de actividad geológica y biológica de mucho interés, lo que podría ayudarnos a entender mejor qué ha pasado en Marte y si alguna vez hubo vida. La ExoMars TGO será capaz de detectar estos gases, y otros, con una precisión nunca vista, por lo que hay muchas esperanzas puestas sobre la sonda.

La misión de la ExoMars TGO

Como ya os explicamos, el desafortunado desastre de Schiaparelli no supuso, ni mucho menos, el fin de la misión. La ExoMars TGO, tiene mucho trabajo que hacer. Entre los objetivos de su misión está medir el flujo de neutrones de la superficie marciana. Dicho flujo es creado por el impacto de los rayos cósmicos procedentes del espacio. De esta manera, la ExoMars obtiene información acerca de la composición de la capa superficial gaseosa; especialmente la de los gases importantes para la vida como el hidrógeno o el metano. Las mediciones de la ExoMars Trace Gas Orbiter se toman de diferente forma según los datos que busque. Así, la ExoMars TGO emplea los rayos procedentes del Sol, observándolos de diferente manera según la información a analizar. Gracias a la luz del Sol, los científicos pueden analizar los componentes atmosféricos y su composición gaseosa.

ciencia en 2016
Instalación del módulo Schiaparelli en la parte superior del ExoMars 2016 TGO el pasado mes de noviembre. Fuente: ESA–Stephane Corvaja

Otro aspecto que buscará el TGO son indicios de luz atmosférica, provocados por los vientos solares en la atmósfera marciana, de una manera similar a lo que ocurre con nuestras auroras boreales. Pero lo más interesante, como explicábamos, será conocer la presencia exacta de metano e hidrógeno. La presencia del hidrógeno, por ejemplo, podría alertarnos de un hecho crucial: la presencia de hielo o agua en la parte superior del planeta. El metano, por otro lado, es uno de los gases más interesantes en la búsqueda de vida. Y es que es una sustancia muy relacionada con los organismos que la producen como consecuencia de su metabolismo. También se produce en eventos geológicos asociados con la vida, como las fuentes hidrotermales.

MAVEN
NASA (Flickr)

La ExoMars TGO llegó a Marte el pasado 19 de octubre de 2016, tras lo que comenzó sus maniobras para entrar en órbita. Con el aerofrenado atmosférico, la ExoMars terminaría sus operaciones orbitales, colocándose en la conocida como "órbita científica" que le permitirá analizar con exactitud las características marcianas. Hasta entonces, la sonda ya está enviando todo tipo de datos mientras hace ajustes instrumentales. La ExoMars Trace Gas Orbiter pretende resolver muchas de las dudas que tenemos sobre nuestro vecino rojo. Especialmente muchas relacionadas, como decíamos, con la vida en Marte. Pero también detalles importantes que nos permitirán prepararnos para la futura y brillante conquista marciana, algo que nunca ha dejado de despertar el interés del ser humano.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies