De pequeños aprendemos cosas porque preguntamos a los mayores, nos lo han explicado en el colegio o lo hemos visto en un libro o en una película. Pero, ¿dónde aprendemos conceptos financieros básicos como la diferencia entre débito y crédito o a saber qué es un banco comercial y uno de inversión?

Cada vez es más frecuente que en escuelas y centros de enseñanza se den nociones básicas de economía y se expliquen conceptos financieros que los niños de hoy necesitarán para moverse en el mañana de forma responsable y autónoma.

Pero en el caso de los adultos, no todos reciben una formación financiera, ni en la escuela, ni en la universidad, ni en su día a día. Por otra parte, todo cambia tan rápido que surgen nuevos conceptos económicos casi a diario.

Aquí va un listado de los conceptos financieros básicos que todos deberíamos comprender al leer una noticia económica o al tratar con nuestro banco.

Productos financieros básicos

Para guardar nuestro dinero contratamos los servicios de un banco comercial, cuyo producto básico es la cuenta corriente. En esa cuenta podemos domiciliar una nómina o cualquier pago o factura habitual, así como realizar transferencias de dinero entre una cuenta y otra.

También es común que tengamos una tarjeta asociada a esa cuenta, de débito o de crédito. La tarjeta de débito realiza el pago directamente de nuestro dinero en cuenta, mientras que con la tarjeta de crédito el cargo en cuenta es a final o primeros de mes, por lo que hay un pago de intereses asociado.

Para comprar un piso, planificar los estudios de los hijos y demás gastos de futuro, es posible contratar una cuenta de ahorro, que permite ir acumulando dinero a cambio de un interés a cambio.

Un producto similar es el depósito a plazo, que tiene como objetivo inmovilizar dinero durante un periodo de tiempo a cambio de intereses, es decir, una cantidad adicional de dinero.

Y para cuando nos jubilemos, podemos contratar planes de pensiones, que combina el ahorro con la inversión a largo plazo.

En caso de necesitar dinero, podemos pedir un crédito, que nos permite contar con cierta cantidad de efectivo a cambio de devolverlo en un periodo concreto de tiempo con un dinero adicional o interés.

Similar es la hipoteca, contrato con el que vinculamos nuestro domicilio como aval a cambio de una cantidad de dinero para pagar ese mismo inmueble u otro a cambio de devolver el préstamo con intereses según el acuerdo al que se haya llegado con la entidad bancaria.

Productos financieros complejos

En la actualidad, como producto de ahorro cada vez es más frecuente el fondo de inversión. En pocas palabras, es un patrimonio que se nutre de las aportaciones de varios inversores, tanto empresas como instituciones o individuos, para obtener un rendimiento, es decir, un beneficio monetario.

El propósito de estos fondos es invertir en ciertos productos, como acciones (participaciones en empresas) o deuda (préstamos que se hacen a empresas u organismos públicos, como es el caso de los bonos o las obligaciones) con el objetivo de que ofrezcan beneficios a corto, medio o largo plazo.

Otro producto de ahorro más complejo es la cartera de inversión o cartera de valores, donde un gestor administra una cantidad de dinero en uno o más fondos de inversión de acuerdo a la necesidad inversora del cliente.

Otros conceptos financieros

Las acciones también son un producto cada vez más popular. Podemos adquirirlas y recibir una cantidad en concepto de reparto de beneficios o venderla en el mercado a un precio o valor bursátil mayor que el de compra.

Las acciones pueden comprarse en la bolsa de valores a través de un intermediario habilitado para ello, un broker, que puede ser un particular o una empresa.

Un bono es un préstamo que le hacemos a una entidad, pública o privada, con el objetivo de recibir ese dinero de vuelta con un interés a cambio. Por su parte, una obligación es similar a un bono aunque se realizan retribuciones periódicas y, en ocasiones, puede convertirse en acción.

Encontrarás éstos y otros muchos conceptos financieros en el Diccionario de términos económicos y financieros de CaixaBank.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.