La última temporada de la serie inglesa «Sherlock» clavó una flecha ardiendo en el corazón de todos sus seguidores. Pasó de parodiar los poderes deductivos del protagonista a giros de la trama caricaturescos que daban pena ajena. Sin embargo, antes de caer en el pozo de la vergüenza, la mini-serie hacía un gran trabajo al ilustrar cómo se verían un investigador privado excepcional en la vida real.

El individuo que más se asemeja al personaje interpretado por Benedict Cumberbatch es el estadounidense Bill Dear. Nacido en mil novecientos treinta y siete, el americano ya cuenta con más de treinta años de experiencia en el negocio de la investigación criminal independiente.

En los años sesentas abrió su propia agencia de investigación privada en Dallas, Texas. Después de un corto periodo como policía en Miami. Luego de ganarse una buena fama ayudando a la policía a resolver los casos más difíciles, se dedicó a viajar por los Estados Unidos, enseñando sus técnicas a oficiales primerizos y aficionados de la investigación.

Esta es mi oportunidad. A Bill debe faltarle un compañero inútil.

La especialidad de Dear son los homicidios. Es responsable de haber resuelto decenas de asesinatos misteriosos que maravillaban a la policía. También estuvo involucrado en el famoso caso de O.J. Simpson. Propuso una teoría alternativa que inculpaba al problemático hijo del sospechoso principal. Sin embargo, la investigación se detuvo luego de que O.J. fuera puesto en libertad ya que se sospechaba que el jefe de policía de Los Angeles de ese momento trataba de inculpar a la estrella del fútbol americano.

El caso más famoso en el que estuvo involucrado fue el del asesinato de Dean Milo. Lo que en la superficie parecía un crimen común y corriente, ocultaba una verdad mucho más intrincada y oscura.

Milo era dueño de una empresa que vendía utensilios de barbería. El negocio producía cuarenta y seis millones de dólares al año. Con el paso del tiempo, sus familiares comenzaron a tener celos de su éxito, luego de que Dean despidiera a algunos de ellos que trabajaban en la compañía, la situación se calentó.

Parece que nos enfrentamos a una situación—se pone lentes de Sol—nada familiar…YEEEAAAHHH!!

Resulta que Fred Milo, el hermano de Dean, había intentado contratar a alguien para que matara a su hermano a lo Amores Perros desde hace años, sin éxito. Bill Dear se encargó de desenredar una complicada maraña de hilos para señalar a los culpables.

Todo terminó cuando Bill encontró a David Harden, el hombre que supuestamente había aceptado el pago para llevar a cabo el asesinato. Luego de que este confesara, once personas, incluidos varios familiares de Dean, fueron implicados y sentenciados como co-conspiradores. Alcanzando el record de condenas por un solo homicidio.

Esta historia y muchas otras situaciones de las que Bill Dear se ha encargado dan para varias películas o, por lo menos, para una serie. No se sorprenden si ven próximamente en cartelera una cinta titulada «Ambiente Familiar». Si quieren enterarse de las demás aventuras del estadounidense pueden hacer click aquí.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.