Los efectos de sala, también conocidos como efectos foley, en honor a su creador, Jack Foley, son el proceso en el que se recrean los sonidos de las películas; aquellos que, por diversos motivos, no fueron recogidos en el momento de la grabación de la escena o fueron recogidos pero no con la suficiente calidad y necesitan volver a grabarse.

Y, en este vídeo, el cineasta Daniel Jewel nos ofrece un documental maravilloso, corto pero intenso, llamado ‘The Secret World of Foley‘, que nos desvela el backstage del arte oculto de los efectos de sala.

Los sonidos que se graban en una película, digamos en directo, a menudo no suenan de la misma manera acústicamente como lo harían sus homólogos de la vida real. Otras veces suenan similares pero pobres, es decir poco vívidos, o con ruidos de fondo e interferencias. En este caso es cuando se utilizan los efectos de sala para mejorar la experiencia auditiva de la película o para cubrir los sonidos no deseados capturados en el set, como el sobrevuelo de aviones o el tráfico.

Sin embargo, como veremos, no es un proceso fácil y requiere de mucha imaginación para el llevar a cabo sonidos que concuerden y parezcan realistas, es decir, para que suenen de la forma que el espectador espera que suenen. Imaginemos, por ejemplo, hacer el equivalente del sonido de un cohete, sin tener el cohete. A mi tampoco se me ocurre cómo solucionarlo, pero seguro que a un artista foley sí.

Por todo esto, los artistas foley, son tan invisibles como necesarios y debemos estarles agradecidos pues, en definitiva, son los culpables de que podamos sentir esos ruidos de fondo cruciales, que hacen que las películas nos emocionen.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.