Hasta el día de hoy los anticonceptivos para hombres son escasos y se basan en sólo dos técnicas: la vasectomía o el uso de preservativos externos. Por otro lado, los métodos anticonceptivos femeninos resultan costosos a nivel biológico, muy agresivos y con bastantes efectos secundarios. Por ello, la búsqueda de anticonceptivos para hombres está en el punto de mira de muchas empresas que quieren mejorar la calidad de las relaciones sexuales de la gente. Un nuevo método probado en primates parece estar dando buenísimos resultados. Lo que podría traducirse en una buena noticia para los hombres y mujeres de todo el mundo.

No es una píldora...

Los métodos anticonceptivos para hombres no son píldoras. Las píldoras cambian el metabolismo y la segregación de las hormonas de las personas. Con esto, en la mujer, se impide que el óvulo se "ancle" a las paredes del endometrio. Esto quiere decir que es imposible que el cigoto fecundado por el esperma, "anide". Y por tanto, es un método anticonceptivo. Esto, sin embargo, no se ha conseguido en hombres. Los hombres pueden cambiar la calidad de su esperma, haciéndolo inservible. Pero hasta la fecha eso sólo ocurre con sustancias que son "venenos" y afectan de manera irreversible. Por tanto, no existen todavía las píldoras anticonceptivas para hombres.

Monos rhesus

Este nuevo método anticonceptivo para hombres, al contrario, utiliza el mismo método que la vasectomía: no dejar que el esperma pase por los conductos. Pero en vez de anudarlos o cortarlos, emplea un gel especial para "taponarlos". De esta manera, el esperma no pasa y ¿qué ocurre? Absolutamente nada, se reabsorbe de manera natural. Para poder poner el gel en su sitio se recurre a una... inyección. Sí, hay que inyectar este gel inocuo en los vasos deferentes de manera que se tapone. El gel se llama Vasalgel (porque hace referencia a dónde se inyecta) y está diseñado en base a un tratamiento anterior que lleva ya quince años en el mercado.

anticonceptivos para hombres
Imagen: Sherry Yates Young - Shutterstock

Hasta la fecha, el vasalgel ha mostrado ser efectivo y sin contraindicaciones en los monos rhesus, uno de los modelos animales que mejor funcionan. El año que viene comenzarán las pruebas clínicas, en seres humanos. Si todo va bien, en apenas tres o cuatro años podríamos tener esta técnica en el mercado, sustituyendo otros métodos anticonceptivos para hombres actuales, más invasivos e igual de efectivos.

¿Qué tiene de bueno un gel?

Pero si al fin y al cabo lo que hacemos es lo mismo que la vasectomía, ¿qué tiene de especial? Todo, por supuesto. En primer lugar, la vasectomía, aunque cada vez más y más segura, sigue siendo una técnica invasiva con sus riesgos. Y no siempre reversible. El gel, sin embargo, sí que resulta reversible. De hecho, según las pruebas realizadas en animales, también, podría eliminarse con medicación en el momento adecuado y si así lo quisiese la persona. Así no hace falta una nueva intervención para eliminar el gel anticonceptivo, lo que es todo un adelanto.

fecundación

Por otro lado, el gel es poco invasivo y menos dañino para los conductos, ya que sólo bloquea el esperma pero deja pasar el oxígeno y otras sustancias. El gel está formado por un polímero inocuo de larga duración. En el caso de ser aprobado, con una simple inyección sería suficiente para mantener los efectos anticonceptivos para hombres durante años (si no indefinidamente). Además, la intervención es sencilla y rápida, sin apenas contraindicaciones y sin necesidad de recuperación, al contrario que otros métodos de cirugía.

Si todo fuera bien, en apenas unos años dispondríamos del que tal vez sea uno de los anticonceptivos para hombres más cómodo, eficiente y poco agresivo hasta la fecha. No obstante, y como ocurre siempre con todos los avances médicos, todavía es pronto para estar seguros de que funcionará al 100%. Aunque podemos tener claro que si a los monos rhesus les ha ido bien, probablemente, en esta ocasión, a nosotros también.

👇 Más en Hipertextual