Sony ha aprovechado su conferencia en el CES 2017 para presentar sus últimas novedades, especialmente las referentes al campo de la imagen. Y lo más destacado ha sido probablemente su nuevo televisor, el Sony XBR-A1E, que llama la atención nada más conocer sus especificaciones: estamos frente al primer OLED de Sony, que llega para disputarle el trono de esta tecnología a LG.

Por supuesto, tiene resolución 4K y tecnología HDR. Su panel sube el nivel de la profundidad del color negro y el contraste. También llama la atención su diseño, ya que no tiene una peana al uso, sino que se apoya y equilibra gracias a un soporte trasero que deja al televisor a ras de suelo. Un efecto vistoso, pero nada tan vistoso e innovador como la ausencia de altavoces, suplida con una nueva tecnología que hace que el sonido salga del cristal. A través de vibraciones en él funciona la tecnología Acoustic Surface.

En teoría, esta forma de emitir el sonido, aparte de ahorrar espacio en los marcos y tener un mayor espacio sobre el que proyectarlo, aparte de hacerlo directamente sobre el espectador (hacia el frente, y no hacia los laterales o la parte trasera), también logra una mejor sincronización entre audio e imagen.

Por dentro, Android TV para garantizar suficientes aplicaciones para sacarle partido. También tiene la tecnología de imagen Triluminos para representar colores de la forma más fidedigna posible, y soporte de HDR a través de Dolby Vision, sin que haya noticias de si también lo habrá a través de HDR10. La Sony XBR-A1E llega en tres tamaños: 55, 65 y 75 pulgadas. Sus precios todavía no han sido anunciados.

👇 Más en Hipertextual