Como cada cuatro años el Capitolio se ha vestido de gala para recibir al 45° presidente de los Estados Unidos. Entre cánticos de coros de universidades y oraciones, el magnate Donald Trump concluye la carrera electoral que comenzó en un rally en 2015, cuando anunció su deseo de ser el candidato del Partido Republicano.

Una contienda como nunca antes vista, Trump ganó la candidatura tras la renuncia de sus rivales más cercanos (Ted Cruz y John Kasich) y el 8 de noviembre venció a Hillary Clinton por mayoría de votos en el colegio electoral.

El Partido Republicano no sólo habitará la Casa Blanca, también poseen la mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes. El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Shumer, enunció un discurso donde destacó que tiene plena confianza en el pueblo americano.

Mike Pence, exgobernador de Indiana y mano derecha de Trump, ha jurado su cargo como Vicepresidente de los Estados Unidos de América.

A sus 70 años, Trump jura su cargo con dos biblias: la perteneciente a Abraham Lincon y la Biblia que su madre le regaló en la infancia. Después, pronunciará un discurso sobre el rumbo que planea tomar su Gobierno en los próximos cuatro años.

La ceremonia de hoy es muy especial para mí porque hoy no estamos transfiriendo el poder, estamos transgrediendo al poder de Whashington D.C. y se lo estamos dando a ustedes, a la gente. Lo que realmente importa no es quién está en el poder sino si los ciudadanos controlan a los poderosos. Hoy los ciudadanos han vuelto a convertirse en los líderes de este país. Los hombres y mujeres olvidados de América no volverán a ser olvidados.

Fiel a sus dichos en campaña, Trump ha mantenido la postura proteccionista de la economía estadounidense:

Toda nación tiene el derecho de poner sus propios intereses por delante. No pretendemos imponer, sólo poner un ejemplo.

Nuestra inmigración, nuestros impuestos están hechos para beneficiar a los trabajadores americanos y a las familias americanas, proteger nuestras fronteras de otros países que roban nuestras compañías y destruyen nuestros trabajos. La protección nos guiará a la prosperidad y a la fuerza. Pelearé por ustedes con cada aliento y nunca los decepcionaré.

Sobre terrorismo:

Uniremos al mundo civilizado contra el Islam radical terrorista y lo borraremos de la faz de la Tierra.

Continuó:

Se acabó el tiempo de las palabras huecas. Es tiempo de la acción. No permitan que nadie les diga que algo no se puede hacer. No hay límite para el espíritu americano. No fracasaremos. Estamos en un nuevo milenio para abrir el espacio, terminar con las enfermedades y usar la tecnología del mañana. Seamos negros, morenos o blancos, todos llevamos la misma sangre de patriotas. Todos disfrutamos de las mismas libertades y todos honramos la misma bandera.

Trump concluyó:

Juntos haremos América fuerte de nuevo. Dios bendiga América. Haremos América orgullosa de nuevo. Haremos América segura de nuevo, haremos América grande de nuevo. Dios bendiga América.

La transferencia digital también está hecha: la cuenta de Twitter @POTUS ahora es manejada por el equipo de Trump y Barack Obama tiene la cuenta @potus44.

En proceso