En la pugna por el coche del futuro y con todos los ojos puestos en Tesla por su propuesta democratizadora que llegará con el Model 3 (combinado autonomía y coche eléctrico), el nuevo y gran contendiente es sin duda Faraday Future. Sí, como su nombre, casi todo lo que ha presentado la compañía nos muestra un futuro distópico que parece salido de la ciencia ficción. Pero lo cierto es que la compañía ha puesto sobre la mesa algunas propuestas serias para el futuro del coche.

Ahora, y con motivo del CES 2016, una de las presentaciones más esperadas era sin duda la de Faraday Future, que ha aprovechado los focos de la feria de Las Vegas para presentar su nuevo modelo: FF91. Una propuesta de coche del futuro (como el nombre de la compañía) con un diseño que rompe moldes respecto a lo que hemos visto hasta ahora en el mercado, y para el que se les ha olvidado colgar la etiqueta de precio, que todavía es desconocido.

Según la compañía, el FF91 tendrá el mejor sistema eléctrico del mercado, gracias a la colaboración con LG para el desarrollo de las células de energía, y una autonomía teórica de 700 kilómetros sin necesidad de recargar sus baterías. En el interior del FF91 se esconde un motor eléctrico con una potencia de 783kW, equivalente a 1050 C.V. e incluye un novedoso sistema de carga rápida.

Con un diseño que recuerda al futuro planteado por Blade Runner o Total Recall, el FF91 tiene tracción total de las cuatro ruedas motrices a través de múltiples motores, produciendo una vectorización del par en la parte trasera y aumentando la estabilidad y potencia del vehículo, según la compañía.

Además, lo interesante del coche de Faraday Future es que utilizará un chasis escalable como plataforma, de forma que pueda adaptarse a diversas situaciones de tamaño y necesidades. Un movimiento similar al MQB de VW que se utiliza en varios de sus coches, incluyendo los de Audi, por ejemplo.

Sobre fechas, Faraday Future afirma que el FF91 llegará en 2018, y la compañía ya ha abierto las reservas a través de una web especial (siempre y cuando vivas en US, Canadá o China). Una reserva por la que habrá que pagar 5000 dólares de depósito, eso sí, sin conocer en ningún momento el precio final del coche.