2016 fue el año en el que comenzamos a ver coches eléctricos cuya autonomía no parecería un problema, aunque casi todos de forma teórica y no los veremos hasta la siguiente década, pero 2017 debería ser el primero de los años en los que los coches conectados puedan llegar a ver la luz, aunque sea con funciones básicas. Y es que el CES de este año se ha centrado por completo en la conectividad, una muestra que podría indicar nuevas noticias en el campo de la conectividad.

El CES 2017 ha dejado claro que nos dirigimos hacia ecosistemas donde conectaremos todos nuestros dispositivos, los de casa, los móviles y el coche, y es que hubo docenas de presentaciones en el CES, tanto grandes o pequeñas, que querían demostrar lo que se podía alcanzar este mismo año.

coches conectados

Y los primeros en dar un golpe sobre la mesa han sido fabricantes como Ford, que ha confirmado que cerrará la brecha entre casa y coche con la integración de Alexa, el asistente personal de Amazon, directamente en sus coches conectados. De esta forma podrás hablar a Alexa desde tu coche para que realice ciertas acciones en casa. Toyota ha confirmado que está adoptando la tecnología SmartDeviceLink de Ford para conectar los smartphones al vehículo y así poder usar las aplicaciones en la pantalla del coche y totalmente adaptadas a ella.

En el CES hemos visto grandes avances para poder crear un estándar de código abierto para que los desarrolladores tengan más fácil la tarea de conectar smartphones y aplicaciones independientemente del coche que tengamos. Un paso fundamental para que lleguen los coches conectados en masa.

En este punto, la autonomía de los coches eléctricos ha pasado a un segundo plano cuando se han presentado nuevas propuestas y es que cuando se ha comunicado un nuevo paquete de conectividad o la llegada del coche autónomo para la próxima década, simplemente, la gente no ha preguntado por la autonomía de los coches eléctricos. Este cambio dice mucho, y deja claro hacia dónde se mueve el sector: coches conectados y autónomos; ya damos por hecho que serán eléctricos y no tendremos problemas con la autonomía.