.imelda

¿Habrá momento más desagradable en el mundo que una cita horrible? Todos hemos tenido esa experiencia alguna vez en nuestra vida, en la que esperamos, literalmente, que **la tierra nos trague** para desaparecer.

En el mejor de los casos, pones alguna excusa para marcharte o recurres a la famosa de **llamada de emergencia**, en la que un compinche está atento al teléfono para llamarte y fingir una urgencia que te hará salir corriendo del bar.

Otras veces, la cosa puede llegar a ponerse fea y que el hombre con el que quedaste parezca un psicópata. En esos casos, el miedo empieza a recorrer tu cuerpo al pensar que esa persona puede **impedir que te marches** o hacerte algo en mitad del bar.

En **Lincolnshire, Inglaterra**, los bares han encontrado la solución a estas situaciones tan incómodas. En los **baños de mujeres**, han colgado unos carteles en los que explican que la palabra clave *Angela* puede salvarles del apuro.

> Si estás en el bar y preguntas por Angela a los camareros ellos sabrán que necesitas algún tipo de ayuda para salir de esa situación y llamarán a un taxi o te ayudarán de forma discreta sin montar ningún tipo de escándalo.

La iniciativa se ha hecho popular en las redes sociales, y otros bares han creado sus propios carteles con el mismo objetivo

En este caso, la clave consiste en pedir en la barra un *Angel shot*. Si lo pides solo, el camarero te llevará hasta tu coche; si lo pides con hielo, pedirán un Uber por ti y si lo prefieres con lima, llamarán a la policía.

Las redes sociales se han convertido en un factor clave para popularizar este tipo de iniciativas, así como el hashtag #NoMore, creado en Estados Unidos en 2013 con el objetivo de acabar con los comportamientos machistas y violentos contra las mujeres.

Los carteles en los bares ingleses forman parte de la campaña del condado de Lincolnshire para luchar contra la violencia a las mujeres y animar a las víctimas a que denuncien los abusos. Ojalá esto llegue a todos los bares del mundo.