Justo como se sintió el 2016 ¿Verdad?

Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Feliz año nuevo! Abrazamos a cualquier persona que se encuentre a nuestro lado, así sea un completo extraño, un familiar cuyo mayor intercambio haya sido el apretón de manos donde fingimos recordar quien era al sonreír interrogativamente. El año termina y mientras comes esas doce uvas de los deseos —o cualquiera que sea la tradición que se celebra en tu país— no puedes evitar echar un pequeño vistazo a ese mundo gigantesco llamado redes sociales.

Conmemoraciones que transforman ese momento de In Memoriam de los Oscars en uno de los temas más recurrentes del año, quizás veas vídeos que muestran "lo más visto del año" donde ruinas de otros continentes funden gritos locales de gente asesinada en las calles o desfiles, el ártico se derrite y no podemos hacer nada al respecto, y para darnos ánimo la burla de hace unas semanas toma el control de una de las potencias más grandes del mundo.

Justo como se sintió el 2016 ¿Verdad?

Te pido que pares en este instante, deja de escribir algo como: "Finalmente se acaba el peor año de la...", sí ni una letra más porque te prometo que al final de este artículo tendrás una buena razón para apagar tu teléfono y abrazar fuertemente a ese desconocido para recordarle lo bueno que ha sido el 2016.

Un año que si bien ha estado lleno de noticias "de último minuto" sobre el decrépito estado de la humanidad, posee grandes rayos de luz que se filtran en la cabellera del nuestro candidato multimillonario favorito para recordarnos que...

5. El proceso electoral más disputado de Estados Unidos fue en 1876

Recuerdo claramente cuando me enteré que Donald Trump lanzaría una campaña presidencial para los próximos años, entre risas dije: "por qué no, es un decente hombre de negocios después de todo". Algunos meses pasaron y cuando pasó a convertirse en el meme que representa hoy en día, no pude estar más arrepentido de mis palabras.

Las elecciones estadounidenses pasaron de una contienda totalmente predecible, a fotos de desastres nucleares y distopías en las que sin importar el candidato, todos estábamos jodidos. Pero cuando los resultados fueron revelados, hasta tu tío que no sabe nada de política buscaba un referéndum a favor de como sea que se llame la señora del traje rojo.

Si bien muchos empezamos a leer profecías apocalípticas para encontrar un sentido en todo esto, debimos empezar más bien a leer algo de historia, porque nos encontraríamos con las aterradoras elecciones de 1876. Un proceso que aunque no incluya correos filtrados y escándalos sexuales, tuvo mucho que ver con el inminente estallido de una nueva guerra civil que finalmente nunca llegó e incertidumbre política que casi deja al país sin ningún presidente.

Demos algo de contexto histórico. En 1876 la carrera por un nuevo candidato empezaba teniendo en el lado de los republicanos a Rutherford B. Hayes y en el de los demócratas Samuel J. Tilden, dos nombres que aunque lleven el tinte antiguo de hombres barbudos en traje, representaron una versión diez veces más violenta que los políticos de turno. Los radicales en favor a la supremacía blanca entraron rápidamente al sur para evitar que la población de color votara en favor de Hayes, y los demócratas tuvieron una enorme cantidad de votos anulados cuando se descubrió como manipulaban las papeletas para confundir la visibilidad del partido contrario.

Un truco sucio, incluso para esos tiempos...

Los colegios electorales manejados por republicanos empezaron a desechar todos los votos en favor de Tilden que se vieran sospechosos, y rumores de corrupción al igual que una supuesta condición física de "alcohólico con sífilis" bajaron la popularidad del candidato contrario. A fin de cuentas, todos estaban cometiendo fraude y los resultados se volvieron incontables.

No fue hasta marzo de 1877 que se llegó a un acuerdo comisionando la creación de una nueva Junta Electoral (que seguía siendo fraudulenta) para detener las supuestas amenazas de una guerra civil entre ambos frentes. Al final Hayes consiguió la candidatura a favor de un conjunto de arreglos con los demócratas, que incluían otorgar nuevamente el control del sur a los racistas. Un trato que acabó con las elecciones más controvertidas de la historia a favor de un resultado que hubiera sido el ganador de cualquier forma si las condiciones hubieran permanecido en la legalidad.

El candidato demócrata terminó ganando el voto popular, y comentó la alegría que sentía al ser elegido por el pueblo sin tener que ejercer ninguna responsabilidad de oficina. Algo que podemos oír mucho hoy en día, pero sólo nos recuerda que...

"El voto popular de Clinton está en ventaja sobre el de Trump por 2,8 millones". AL.com

4. El mundo se volvió menos violento

Con tantos ataques terroristas una pensaría que estamos viviendo en uno de los años más violentos de la humanidad, pero la verdad es muy distinta. Si bien los medios estuvieron plagados de noticias horripilantes respecto a bombas y ataques desmesurados contra civiles, las estadísticas nos hablan de un futuro que se vuelve cada vez más pacífico.

Los informes sobre la guerra de Syria, las guerras civiles en diversas partes del continente africano y la guerra civil en Ucrania nos han mostrado el lado más terrible de la actualidad, considerando los conflictos armados sostenidos entre 1945 y 2011 estamos presenciando la disminución de los indices de mortalidad más grande de los últimos siglos. El terror sigue atacando las ciudades y seguimos viendo crímenes terribles alrededor del mundo, mas el número de muertes sigue cayendo y las guerras entre naciones del mundo nunca han estado tan bajas.

Y al parecer ya no existen tantos genocidas con mostachos ridículos

Desde el alto al fuego en el conflicto colombiano de las FARC, los países que se encuentran en guerra conforman menos de un sexto de la población mundial y los acuerdos de paz en muchos de los grandes conflictos parecen estar acercándose. El ISIS ha ocasionado un ligero incremento en el número de muertes a nivel mundial, y aunque esto sea preocupante no tenemos enfrentamientos que como en el pasado, ocasionaban miles y hasta millones de muertes.

La pena de muerte se ha vuelto ilegal en más de la mitad de los países del mundo, por primera vez en la historia, y con una nueva reforma africana muchos otros países podrían estar en camino a erradicarla. Estamos presenciando noticias terribles que no tienen ningún motivo de celebración, sin importar cuál sea tu bando, y esto no puede ser ignorado pero de igual manera debemos reconocer los grandes avances que nosotros como sociedad hemos logrado este año. Y si matarnos menos no es suficiente alegría, también...

3. Las especies en peligro de extinción recibieron un descanso

Después de que un niño cayera en la jaula de los gorilas la enorme controversia empezó, siendo asesinado Harambe uno de los gorilas que supuestamente ponía la vida del infante en peligro. El vídeo de su muerte empezaba a inundar las redes y empezamos a pensar que la crueldad animal y asesinatos fueron otra cosa que convirtió a 2016 en uno de los peores años de nuestra historia.

Lo que si dejamos pasar, fue la reunión denominada como Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas, o CITES, mejor conocida como el evento en el que 183 países accedieron a la protección más fuerte de la historia para especies en peligro. Con grandes regulaciones sobre el intercambio de marfil y todo tipo de pieles, que ponen en graves problemas la sobrevivencia de grandes especies del planeta.

Para todos los admiradores de Liberad a Willy este fue un año de victorias, porque gracias a la enorme influencia del documental Blackfish las acciones de SeaWorld disminuyeron más de la mitad en los últimos tres años, cosa que llevó al parque a anunciar el cierre completo de la cría de ballenas asesinas en cautiverio. Un movimiento que define el paso fundamental contra los crímenes terribles que eran realizados contra estos animales, siendo una de las razones por las que el entrenador y empleado Dawn Brancheau murió asesinado por una de las ballenas que entrenaba. Una muestra del asombroso poder del cine documental, y algo que debe ser ampliamente celebrado.

Además muchas especies parecen estar retornando a un indice común, como es el caso de las Tortugas Marinas Verdes en Florida y México, al igual que las ballenas jorobadas que salen de la lista de peligro de extinción habiéndose recuperado por completo en los últimos 47 años.

2. Finalmente empezamos a responderle al cambio climático

Mientras 2016 fue el año más caliente desde que hemos empezado a llevar registro, todo tipo de noticias surgen denunciando el cambio climático y como es casi imposible combatirlo. Aunque este no haya sido nuestro año, hay un sin fin de cosas que se quedaron atrás.

Las emisiones de calor avanzan de forma preocupante y el ártico sufre terriblemente, pero los gobiernos se han establecido metas que ya han empezado a cumplir. A finales de 2015 tuvo lugar El Acuerdo de País, donde 170 líderes mundiales firmaron un compromiso para reducir entre 48% y 55% las emisiones de dióxido de carbono y otros gases que influyen en el Efecto Invernadero, y al parecer ha sido el acuerdo que menos tiempo se ha tardado en pasar a calidad de ley internacional en toda la historia moderna.

Toma eso Colin Farrell ridiculizándote a ti mismo. Intermedia Films

Incluso las emisiones de carbono provenientes de combustibles fósiles no han aumentado en el 2016, y es el tercer año consecutivo en que esto pasa. Y 25% de todos los países europeos ya han abandonado el carbón por completo, dándonos mucha más esperanza para cualquier apocalipsis que el futuro nos depare.

Si es que llega algún día, porque el apocalipsis que me puedo imaginar se asemeja a ciudades de energía renovable en una muerte artificial generada por una sobrepoblación de chistes y retos malos. Justo lo que pensaron los líderes de Canada, Estados Unidos y México cuando acordaron obtener el 50% de su energía por medios renovables para 2025. Y es que estamos obteniendo...

1. Progreso político y económico en numerosas regiones

Mientras Trump profesaba su amor por las mujeres y chistes ofensivos, al otro lado del mapa nos encontrábamos con luchas irracionales y enormes avances en la calidad de vida de la población. Mayormente las luchas, pero te recomiendo que vuelvas a leer el punto cuatro para una visión más luminosa. Aunque no lo creas el hambre mundial alcanzó su punto más bajo en 25 años, y asombrosas estadísticas nos demuestran el avance de la humanidad, como por ejemplo el hecho de que para 1990 los casos de extrema pobreza en el este de Asia eran de 60% y ahora esa cifra ha bajado a un 3,5%.

2016 fue el 24° año consecutivo en que los casos de embarazo adolescente se reducen en el Reino Unido y Estados Unidos, mientras en la televisión un maníaco habla de agarrarlas por abajo otros fomentan la protección en el país y demuestran que el progreso debe continuar. Italia finalmente legalizó el matrimonio del mismo sexo, siendo el último gran país occidental en hacerlo y Canadá presentó una prohibición en contra de la discriminación transgénero.

El mundo sigue avanzando, y es lógico que hayan cambios como estos, pero la verdadera pena no es que el año haya tenido sus derrotas sino que estas victorias fueron opacadas por noticias sensacionalistas. Claro que muchos medios las cubrieron, mas nuestra memoria selectiva hace su trabajo demasiado bien para mostrarnos las cosas malas sobre las buenas.

Mientras las horas pasan y el sol se empieza a asomar en este nuevo año, me pongo sentimental y decido mandar todo eso muy lejos para decirme. Todos los años mueren celebridades, todos los años ocurren tragedias y a quién le importa, sólo estoy esperando el estreno de Guardianes de la Galaxia Volumen 2, 2017 será el mejor año de la historia.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.