Mucho se rumorea acerca de lo que sucederá con la relación entre Estados Unidos y Cuba en la era Trump, cuyos seguidores creen que el embargo comercial a la isla debe continuar indefinidamente, pero ninguna previsión pinta bien. Al mal paso que vamos sólo queda darse prisa, tal y como ha hecho esta mañana Google al reafirmar sus intenciones con la isla tras la firma de un acuerdo con el Gobierno cubano.

El mismo Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, ha asistido a La Habana para firmar el convenio con Mayra Arevich, titular del monopolio estatal de telecomunicaciones cubano Etecsa, que permitirá a los cubanos tener mejores velocidades en los servicios de Google a través del servicio Google Global Caché.

Dicho servicio forma parte de la plataforma de entrega de contenido de Google. Básicamente se trata de servidores pequeños en la red de los operadores y proveedores de Internet que replican los contenidos alojados en los Data Centers de Google, poniendo así más cerca físicamente los servicios de Google de los cubanos y cortando el tiempo de solicitud-entrega de la información.

Ni la empresa californiana ni Etecsa revelaron la ubicación de los servidores que bien podrían estar dentro de la isla o cerca de ella; sólo estimaron que podría hacer el Internet 10 veces más veloz.

Cuba es uno de los países con menor penetración de Internet y también posee velocidades muy bajas para los estándares actuales. Para entender el por qué, hace falta mirar su infraestructura. De acuerdo con TeleGeography, el único cable de fibra submarino que conecta a Cuba es el ALBA-1, que por una parte conecta a la isla con Jamaica y por el otro con Venezuela.

TeleGeography
TeleGeography

Aunque a Cuba y a Estados Unidos les separan cerca de 100 kilómetros en el Estrecho de Florida, para acceder a los servicios de Google vía fibra óptica, la información tiene que iniciar un largo viaje desde la isla hasta alguno de los Data Centers de Google por Jamaica o Venezuela. Todos los del continente están dentro de los Estados Unidos, con excepción del de Quilicura en Chile.

Google y Cuba, una historia de amor

Desde 2014, cuando Raúl Castro y Barack Obama comenzaron el diálogo para reconstruir las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, Google se ha mostrado más que interesado en entrar a la isla.

El primer sitio donde probó suerte la empresa fue en el estudio del artista plástico Alexis Leyva Kcho, donde inauguraron una especie de café-Internet gratuito con 15 Chromebooks, Cardboars y otros productos de la empresa con Internet más veloz que el disponible en los 1.006 puntos de conexión públicos donde al día se conectan 250.000 personas.

Etecsa también tiene un convenio con Huawei de fibra óptica para el casco histórico de La Habana, donde a principios del año anunciaron un plan piloto de conexión para 200 hogares de profesionistas con la autorización gubernamental.