La escritura, tal como la entendemos, tiene su origen aproximado en el cuarto milenio antes de Cristo en Egipto, Mesopotamia y China. De ahí a nuestros días ha pasado mucho tiempo, y de sencillos dibujos hemos evolucionado a los alfabetos actuales, con mayor o menor dificultad para escribirlos.

¿El siguiente paso en la evolución de la escritura? Aunque seguimos usando un mismo alfabeto, cada vez tienen más peso los emoticonos y los más recientes emojis, que inundan Facebook, WhatsApp o Snapchat y que enriquecen los mensajes añadiendo pictogramas divertidos y emociones que difícilmente expresaríamos con palabras.

El emoticono moderno con símbolos de puntuación o smiley es de 1982, y luego vinieron AOL, Yahoo! y MSN con sus programas de mensajería a popularizar los emoticonos pero ya dibujados. Elegías el que querías y aparecería en la pantalla de la otra persona, sin tener que usar los dos puntos, el guión o los paréntesis.

Los emojis son muy expresivos y encajan en cualquier conversación

Y así hasta hoy. En la actualidad, el rey es el emoji, una evolución japonesa del emoticono con pequeños dibujos más o menos detallados que puedes usar en tus correos electrónicos, aplicaciones de mensajería o redes sociales desde cualquier dispositivo, ya que se integran en el teclado virtual de Android, iOS y demás plataformas móviles. Un fenómeno global con particularidades en cada sitio donde triunfa.

Emojis los hay para todos los gustos, y es habitual encontrar versiones personalizadas a modo de pegatinas o stickers, que son una versión de mayor tamaño y en algunos casos animadas para usar en WhatsApp, Facebook o Telegram, entre otras muchas apps compatibles. ¿Te gustaría convertirte en un emoji y aparecer en tus conversaciones expresando enfado, alegría o estupefacción?

Bitmoji es un servicio gratuito que te permite diseñar tu propio avatar emoji con diferentes expresiones y usarlo en tus mensajes. Como los mii que popularizó Nintendo pero en versión emoji.

Funciona como app para Android y iPhone/iPad y como extensión para Google Chrome. Te das de alta como usuario, bien con tu correo electrónico bien con tu cuenta de Facebook, y ya puedes empezar a crear emojis.

Con Bitmoji puedes crear tu propio emoji avatar en pocos pasos

Hombre o mujer. Tipo bitmoji o tipo cómic. A través de las opciones disponibles tienes la oportunidad de personalizar el emoji a tu gusto: cabello, ojos, cejas, boca, nariz…

También si llevas gafas y sombrero, cómo vas vestido y tu complexión. Al terminar de personalizar el emoji avatar, ya lo tienes a tu disposición y con todas las expresiones y disfraces que puedas imaginar.

Bitmoji permite integrar tus emojis en las apps habituales, como Snapchat, iMessage o Facebook Messenger, tanto en mensajes como en fotografías. En la versión para Chrome, por ejemplo, podrás añadir emojis a tus mensajes de Gmail.

Además de las expresiones y gestos ya populares en los emojis, Bitmoji incluye stickers o pegatinas con frases graciosas o en situaciones divertidas. Todos los emojis se generan automáticamente tras diseñar a tu personaje, por lo que podrás usarlas tras finalizar el asistente de avatar.

Un ejemplo de emojis creados con Bitmoji

De los pocos defectos que se le pueden atribuir a Bitmoji es que está limitado a un único avatar. Es decir, si quieres crear un segundo personaje tendrás que sacrificar al primero, lo que supone cierto engorro. Por otro lado, la mayoría de emojis creados tienen frases o palabras en inglés, lo que puede ser un problema si la otra persona con quien hablas no entienden "el chiste".

Encontrarás más información sobre Bitmoji en su página oficial y en su ficha de Android y iOS.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.