Nearsoft

En la mitología maya, Xibalba, Xibalbá o Xibalbay significa un inframundo reinado por espíritus mayas de enfermedad y muerte. Su traducción más exacta sería "lugar de miedo".

Cuando Xibalba Studios se fundó en 2004, no habían más de cinco empresas en México dedicadas a la industria de los videojuegos. A día de hoy, Xibalba es la única que ha permanecido especializada en el sector, las otras han desaparecido o se acabaron dedicando a otra cosa.

En ese año, México era uno de los países menos desarrollados en la industria, sobre todo en comparación con Estados Unidos, que ya empezaba a trabajar con los juegos en 3-D. A pesar de los posibles atrasos, Ricardo Villarreal no dudó en fundar, junto con otro socio, Xibalba Studios en México, después de graduarse en el Instituto de Tecnología DigiPen de Washington.

"Los primeros tres años estuvieron dedicados a enseñar porque la gente no sabía de juegos. Nosotros queríamos subir la barra de calidad para competir con otros países. Agarramos a los mejores y los entrenamos hasta que obtuvieron un nivel de calidad aceptable", explica Villarreal en entrevista para Hipertextual.

12 años después, no solo hay más gente interesada en la industria, sino también un aumento del consumo de videojuegos en la población mexicana. Según la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), se espera que el mercado tenga un valor de 22.852 millones de pesos (aproximadamente 1.000 millones de dólares) a finales de 2016.

El crecimiento sería del 13.3% respecto al año anterior, lo que representaría el mayor incremento registrado en el mercado de los videojuegos desde 2010.

La consultora explica los datos obtenidos con el aumento de número de usuarios de los smartphones de gama media y la bajada de precios de las consolas tradicionales. Otro de los factores clave es el talento de muchos mexicanos dedicados al diseño o a la programación, además de una mayor inversión de la iniciativa privada y del sector público.

Ricardo Villarreal reconoce haberse beneficiado de algunos fondos del Gobierno como el de ProMéxico, aunque afirma que no viven gracias a ellos. En algunas ocasiones estos organismos han apoyado a empresas como Xibalba Studios pero en otras ocasiones, el gremio les ha reclamado seriedad por no proporcionarles unos recursos económicos que les habían garantizado.

Imagen: GooGag - Shutterstock

Lo importante es la calidad

Icebreakers fue el primer juego que sacó al mercado la empresa de nombre maya. El juego estaba disponible para PC y la consola OnLive. "Grandes fabricantes como Nintendo o PlayStation no estaban muy abiertos al desarrollo en Latinoamérica y no tenían su plataforma legal disponible", recuerda Villarreal.

El compromiso de Xibalba Studios es la creación de juegos de calidad, sin importar tanto su número de producción. Para los fundadores, es preferible tardar años en diseñar un videojuego pero que este marque la diferencia a crear muchos que no puedan competir a nivel mundial.

El videojuego MilitAnt fue el último lanzamiento de la empresa mexicana y ganó el primer puesto en el concurso nacional Videojuegos MX, avalado por el Gobierno y la Entertainment Software Association (ESA).

Otros festivales como el de animación, videojuegos y cómic, que se celebra en el estado mexicano de Morelos en el mes de septiembre, ofrece conferencias y talleres para gamers, geeks y cinéfilos. El Festival, que celebrará su tercera edición en septiembre de 2017, está financiado por la Secretaría de Economía (SE), el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), la Secretaría de Cultura de Morelos y el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE).

Smartphones: la gran competencia

La aparición de los smartphones supuso una gran oportunidad para muchos programadores mexicanos, que ya no vieron sus posibilidades tan limitadas gracias a las facilidades de crear un juego a través de una aplicación.

A partir de ese momento, la situación geográfica o las posibilidades en el sector dejaron de tener tanta relevancia para la puesta en práctica de un proyecto centrado en juegos para móviles.

La manera de consumir los videojuegos también ha cambiado radicalmente desde que los smartphones han pasado a un primer plano. El 71% de los jugadores en México utiliza los teléfonos móviles, mientras que el consumo de videojuegos a través de las consolas fijas y los ordenadores se encuentra en un 26% y 15%, respectivamente, según los datos del informe de CIU.

A pesar de que los smartphones sea el modo predilecto para el consumo del entretenimiento, Ricardo Villarreal sostiene que la experiencia es muy diferente: "En un smartphone siempre será más casual, pero en la consola tienes botones físicos y joystick que no tienen nada que ver con la pantalla táctil de los teléfonos".

El mexicano enamorado de los videojuegos aconseja a los estudiantes que no le tengan miedo a lo que puede venir, ya que los jóvenes tienen hoy las herramientas para crear muy buenos productos sin la necesidad de tantos recursos. Las aplicaciones para el móvil y los juegos online han cambiado el mercado que conoció Villarreal. Cuando Xibalba Studios empezó en 2004, la infraestructura era nula y la tuvieron que construir los fundadores.

"Lo mejor es que se junten un equipo de entre 4 y 6 estudiantes de diseño y programación y hagan algo. Cuando son estudiantes es la mejor época para experimentar".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.