"En matemáticas, dos más dos no siempre son cuatro". A sus veinticinco años, Alba Prieto presume de haber participado en uno de los concursos más prestigiosos a nivel internacional sobre trading. En economía, esta práctica sirve para negociar la compra y venta de divisas o acciones, por ejemplo, en un corto plazo de tiempo. Estas transacciones son tan rápidas que se pueden realizar en cuestión de semanas, días e incluso minutos. Y en la vorágine especulativa, la ciencia juega un papel clave para generar rentabilidad.

"Siempre tuve claro que me gustaban mucho las matemáticas, me apasionaba resolver problemas. Antes de empezar la carrera, me colé con una amiga en una clase de segundo curso. No entendí nada, pero me encantó", explica Prieto entre risas. La joven, graduada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid y analista en una de las entidades bancarias más importantes en España, logró un meritorio quinto puesto en el Rotman European Trading Competition, que se celebró hace unas semanas en Roma.

Predecir para disminuir el riesgo

Las matemáticas, como ya aseguraba David Biello en Scientific American hace cinco años, no iban a poder predecir el comportamiento de los mercados. Sin embargo, su inestimable ayuda para reducir el riesgo financiero ha llevado a pensar que, en un futuro no demasiado lejano, la máquina pueda batir al humano. "Las matemáticas te sirven para analizar los datos, predecir los precios en el IBEX o realizar simulaciones. No siempre vas a contar con datos históricos o quizás no te interesa utilizar esa información", comenta Alba Prieto.

El desarrollo de modelos matemáticos, sin embargo, no garantiza que las predicciones se cumplan por completo. "Cuando hablamos de una probabilidad del 90%, no significa 'sí o no'. El error existe por la aleatoridad y la incertidumbre. Pero también hay un componente humano fundamental: al final somos personas quienes desarrollamos estos modelos", explica a Hipertextual. "Nos ayudan a decir que 'esto es así', pero siempre teniendo en cuenta un margen de error", añade. La realización de encuestas electorales, las predicciones en temas económicos o los análisis para estimar posibles riesgos en una central nuclear son tres ejemplos donde las matemáticas se aplican a diario.

trading

Este tipo de análisis son también de gran ayuda en el ámbito financiero. "Puedes ver cómo mides un riesgo o valoras algo e incluso determinar cuánto podría valer una acción o una divisa en un mercado", sostiene Alba Prieto. Los bancos, por ejemplo, utilizan a diario las matemáticas para estimar el riesgo de crédito. "Así sabes qué cantidad pones en riesgo y la probabilidad de que la persona a la que le haces un préstamo te lo devuelva. Una entidad puede entonces analizar el riesgo que tiene y también los posibles beneficios", comenta la joven.

En los últimos años, la demanda de profesionales matemáticos se ha disparado. La predicción de riesgos en bancos y aseguradoras no es el único campo donde los analistas pueden aportar su experiencia. Los algoritmos de las aplicaciones y redes sociales más utilizadas, las rutas de reparto más eficientes para las grandes cadenas o los horarios de las redes de transporte son desarrollados a día de hoy por estos científicos. Su transversalidad, creatividad y capacidad de análisis son rasgos muy valorados a día de hoy en el sector privado.

Tres días de adrenalina

Y es que quien haya pensado alguna vez que las matemáticas son aburridas, tal vez desconoce su aplicación en los mercados financieros. La adrenalina de los corredores de bolsa, como los que muestra la película El lobo de Wall Street, es tan real como adictiva. En cuestión de minutos, es posible ganar o perderlo todo. La Rotman Trading Competition, donde participó Prieto, pone a prueba a cientos de estudiantes especializados en finanzas, con el fin de simular la intensidad y el estrés que se vive al comprar y vender acciones, divisas y commodities en cualquier parqué del mundo.

El certamen, organizado anualmente por la Universidad de Toronto, se ha trasladado a Europa desde hace dos años. Durante 2016, la Universidad Libre de Ciencias Sociales Guido Carli de Roma acogió la segunda edición de esta competición de trading financiero. Los participantes deben ejecutar operaciones en el Rotman Interactive Trader, un simulador de mercado de valores. Los equipos, procedentes de una treintena de países europeos, realizan diferentes pruebas para comprar y vender haciendo trading, estimar el riesgo, calcular el precio de las acciones o analizar la oferta y la demanda en mercados regulados.

trading

Igual que un piloto de aviación realiza prácticas de vuelo simuladas, los especialistas del futuro ponen a prueba en este tipo de certámenes financieros sus conocimientos, experiencia y rapidez de análisis. Durante la edición de 2016, los participantes realizaron ejercicios que incluían simulaciones de contratación en bolsa a viva voz (social outcry) o análisis de riesgo de crédito. Alba Prieto, junto a otros estudiantes de la AFI-Escuela de Finanzas, representaron a España en la edición europea del concurso de trading más importante del mundo. El equipo consiguió un meritorio quinto puesto en la competición celebrada en Roma. Un logro que demuestra cómo las matemáticas, lejos de sonar aburridas y complicadas, están empezando a agitar los mercados financieros para maximizar los beneficios y disminuir los riesgos.

👇 Más en Hipertextual