El pronóstico del tiempo nunca fue tan sensual. Mujeres jóvenes con tacones de infarto y vestidos apretados o minifaldas. Muchos espectadores desearán que hayan chubascos en el sur del país para que la presentadora se agache.

La sección del tiempo en los informativos del canal mexicano Televisa es el producto televisivo más rentable de toda la programación. Todo gracias a ellas, las chicas del tiempo, chicas jóvenes que no pasan de 30 años y que informan sobre el clima con looks que quitan el hipo.

¿Mujeres objeto? Para nada. Ellas se ven como profesionales y simplemente admiten que el físico es algo muy importante en televisión. "Yo me pongo en la piel de un espectador y si veo a alguien feo ¡pues le cambio!", explica Gabriela Loyoza, una de las presentadoras de Televisa en entrevista con El País.

El movimiento feminista en México intenta desde hace años la lucha contra el machismo. Y la televisión no se lo pone nada fácil. Sin embargo, para muchos la televisión no es más que "un reflejo de la realidad de nuestro país", afirmó Marta Lamas, figura relevante dentro del movimiento feminista mexicano.

Los espectadores son testigos, a través de programas y series, de cómo el hombre está por encima de la mujer en muchos sectores de la sociedad y de cómo se alimentan los tópicos que diferencian a los dos sexos.

Hace años, las televisiones de muchos países tanto latinoamericanos como europeos podían mostrar imágenes que a día de hoy consideraríamos machistas. Desde que la lucha por los derechos de la mujer ha conseguido concienciar a una gran parte de la sociedad en diferentes países del mundo, los programas y series con contenido machista son casi inadmisibles.

En cambio, en México sigue pasando a día de hoy.

La serie cómica María de Todos los Ángeles se emitió por primera vez en 2009. Retrata de forma satírica la vida de una chica de un barrio popular que busca el amor de su vida. La actriz Mara Esclalante, directora y productora, encarna a la protagonista y también a la madre del chico del que está enamorada.

María de Todos los Ángeles ha sido una de las series con más rating de la televisión mexicana y ganó el Premio a mejor serie hecha en México en 2010 y 2014.

En este extracto, la protagonista va a llevarle a su vecino y hombre del que está enamorada la ropa recién planchada. Él le pregunta si puede quitarle la raya de sus pantalones porque le gustan rectos, aunque ella le explique que tiene mucho trabajo. "Con que me los tengas antes del sábado ningún problema". María de Todos los Ángeles le responde: "Si es hoy es viernes... Sí a más tardar el sábado". Y ella se va a planchar ilusionada por complacer a su amado.(1:01-1:58)

Ni el fenómeno youtuber se salva de ciertos comentarios machistas. Alex Strecci tiene más de un millón de visitas en sus videos y es uno de los influencers más conocidos en la República. En su página de YouTube habla sobre relaciones de pareja y sobre sexo. En este video habla sobre la mente de la mujer, o lo que él cree que piensan las mujeres y buscan de los hombres.

Primero, afirma saber lo que los hombres quieren: "una vagina". Según Strecci, las mujeres "están bien pinches locas y la mayoría de veces no encontramos lógica en sus vidas o decisiones". Pero parece ser que sí saben lo que quieren en cuestión de hombres: "un hombre que la acompañe de compras y le cargue todas las bolsas". Apunte: los cantos de los primeros 30 segundos podéis saltarlos.

El Violentómetro

A pesar de que ninguno de los vídeos escogidos muestra una escena explícitamente violenta contra las mujeres, sí se hacen comentarios con contenido machista que promueven una imagen de la mujer y que por el simple hecho de normalizar estos actos ya puede considerarse un acto violento.

Según una encuesta de Parametría, 6 de cada 10 personas (el 62%) de mexicanos creen que su país es machista y la mitad de la población piensa que los la violencia que sufren las mujeres en México es un problema de la sociedad.

Sin embargo, el 27% de los encuestados es de la opinión que las propias mujeres son las culpables de los actos violentos en su contra.

La Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género (UPGPG), del Instituto Politécnico Nacional creó el Violentómetro, que cataloga los diferentes tipos de agresión en la pareja, divididos por colores según la gravedad: amarillo, naranja y rojo.

El amarillo define bromas hirientes o pequeños detalles que pueden molestar a la mujer pero que normalmente no se les da mayor importancia.

Por Karen Hernández para Nueva Mujer
Por Karen Hernández para Nueva Mujer

Las naranjas ya muestran imágenes de escenas más violentas, pero que muchas veces se disfrazan como juegos.

Por Karen Hernández para Nueva Mujer
Por Karen Hernández para Nueva Mujer

El color rojo es el escogido para describir las escenas más extremas como las amenazas de muerte del hombre a la mujer.

Por Karen Hernández para Nueva Mujer
Por Karen Hernández para Nueva Mujer

La violencia como patrón general

Las amenazas de muerte o, en el caso más extremo, la muerte por violencia de género, pueden parecer hechos aislados pero, en el caso de México, se ha convertido en un patrón general.

Según el último estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) con datos de 2011, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más declaró haber padecido algún incidente de violencia, ya sea por parte de su pareja o de cualquier otra u otras personas.

La misma investigación arroja que de 2004 a 2013 la proporción de homicidios con arma de fuego aumentó considerablemente, de 28.8% a 43% en 2013.

Según informaciones de CNN:

En México una violación sexual ocurre cada 4.6 minutos, aproximadamente 120 mil violaciones al año, de las cuales un 70% suceden dentro del mismo contexto social y familiar de las víctimas.

Uno de los principales problemas de estas violaciones es que la gran mayoría quedan impunes. De las 120.000 anuales, solo 15.000 son denunciadas y no son más de 4.000 los casos en los que se encuentra al culpable, según el diario La Jornada.

El día 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género. En muchos lugares del mundo, el machismo y lo que deriva de él son sentenciados y repudiados socialmente; en otros todavía siguen siendo prácticas comunes.

En países como México empieza a lucharse contra la violencia de género y en lugares como Ciudad de México las marchas por los derechos de la mujer tienen cada vez más eco social y mediático. Sin embargo, en otras regiones del país los retos son enormes.

No solamente hay que concienciar a una gran parte de la sociedad, también hay que poner a disposición de los ciudadanos las reformas legales para condenar la violencia de género.