Un cura recibe la visita de su amigo, un imán. Los dos se sientan a charlar y se quejan de su dolor de rodillas. Cuando se despiden, el cura tiene la idea de comprarle unas rodilleras por Amazon. Casualmente el imán hace lo mismo. Tiempo después, los dos reciben sus regalos, completamente iguales. El cura podrá hacer una genuflexión sin molestias y el imán se arrodillará para rezar sin dolor.

Este es el nuevo anuncio navideño de Amazon, que reclama la amistad y convivencia entre las religiones en un contexto de discursos racistas por parte del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump.

La empresa online ha decidido manifestar su opinión contraria a la del magnate, quien amenazó con la creación de registros de musulmanes y hasta una posible prohibición de los inmigrantes que pertenezcan a esta religión.

Amazon quiere mostrar con este comercial que todas las personas somos iguales, sin importar al Dios en el que creamos, y que tanto los musulmanes como los católicos tienen artritis cuando se hacen mayores, según el diario Expansión.

Jeff Bezos, director ejecutivo de Amazon, publicó el anuncio en su página de Twitter y afirmó estar orgulloso del equipo de publicidad que llevó a cabo el proyecto.

La enemistad entre Trump y la compañía de Bezos no es nada nuevo. En mayo, el presidente afirmó en la televisora estadounidense Fox News que Amazon compró el diario The Washington Post "para tener poder, para que los políticos de Washington no le cobren impuestos [a Amazon] como deberían".

Desde que Donald Trump ganó las elecciones de Estados Unidos el pasado 8 de noviembre, las acciones de Amazon han caído casi un 5% y su valor en el mercado se reujo a 20.000 millones de dólares.

👇 Más en Hipertextual