El paso del huracán Matthew por Cabo Cañaveral mantenía a las autoridades en alerta. En esta zona se sitúa el Centro Espacial Kennedy, en la costa este de Florida, una de las bases más importantes de la NASA. Desde aquí han despegado misiones tan emblemáticas como las del programa Apolo, por lo que la estación ha marcado un punto de inflexión en la historia de la exploración espacial.

La llegada del ciclón tropical a Estados Unidos, después de pasar por Cuba y Haití donde causó más de 300 muertos, ha sido calificada por las autoridades como posiblemente devastadora. El propio gobernador de Florida, Rick Scott, señaló que Matthew podría provocar "efectos catastróficos", especialmente si la población no seguía las recomendaciones oficiales acerca de cómo prepararse ante un huracán.

La NASA finalmente se ha salvado de los problemas con los que amenaza Matthew a su paso. Según han indicado fuentes de la agencia espacial norteamericana, los vientos de más de 160 kilómetros por hora que han azotado la base han provocado apagones, daños limitados en techos y restos de basura dispersos. El viento también ha comenzado a amainar, aunque de momento sigue habiendo una situación de "tormenta tropical" en Cabo Cañaveral, por lo que se recomienda extremar las precauciones.

A pesar de que las previsiones apuntaban que Matthew sería el peor ciclón que golpearía Cabo Cañaveral, lo cierto es que su azote ha sido mínimo según las primeras informaciones. La base espacial de la NASA, considerada como "la joya de la corona" con una inversión superior a los 1.000 millones de dólares, se ha salvado finalmente de las consecuencias catastróficas que se habían planteado. El peligro de Matthew es ahora menor que hace unas horas, al haber disminuido a la categoría 3, pero varios estados de EEUU siguen todavía en alerta por su llegada, especialmente Florida.

👇 Más en Hipertextual