El caos se hace legal en tiempos de guerra. Países civilizados entrenan a sus ciudadanos para que estén listos para cometer todo tipo de atrocidades, eso sí, en nombre de cualquier ideal al que esté afiliado por el momento la nación.

Como los historiadores son flojos, el conflicto bélico de mayor escala en toda la historia de la raza humana es llamado "Guerra Fría". En vez de preferir nombres más épicos como "La Guerra por el alma de la humanidad", "La carrera hacia el apocalipsis", "La Guerra Universal", "La danza de los ideales", etc. Básicamente cualquiera es mejor que "Guerra Fría", denominación que parece más apropiada para una pequeña disputa entre dos cadenas de helados rivales, que para un conflicto de proporciones apocalípticas.

En fin, la "Guerra Fría" dividió el mundo en tres partes: los capitalistas, los comunistas y los neutrales. Un conflicto tan enorme fue propicio para que ocurrieran todo tipo de eventos surreales y locuras propias de la ciencia ficción. Es triste admitirlo, pero parece que lo que sugería Stanley Kubrick con 2001: Space Odyssey era cierto; el progreso humano, tanto biológico como tecnológico, es motivado por el deseo de dominar al otro, la mayoría de las veces a través de la violencia.

A continuación verán diez increíbles cosas que sucedieron en esta guerra, tan sorprendentes y, a veces, tan estúpidas, que les serán difíciles de creer. Sin embargo, como recientemente aprendimos con el divorcio de Brangelina, la realidad no se adecua a nuestros sueños y fantasías.

10. A finales de los años cincuenta, los Estados Unidos consideraron detonar un bomba nuclear en la luna para demostrar su superioridad ante los soviéticos

Cuando tienes un arsenal gigante de armas nucleares, tarde o temprano vas a querer usarlo solo para ver qué pasa. Esto pensaban los estadounidenses cuando se les ocurrió el proyecto A119. Ademas de la detonación, también querían construir una base militar en la luna, entre otros planes ridículos. Carl Sagan incluso realizó un modelo de la explosión que resultaría.

Enfrentados al éxito de los rusos al lanzar el Sputnik 1 en 1957, el primer aparato en orbitar la tierra, y considerando sus recientes fracasos para realizar una hazaña similar, los americanos pensaron que, si el espacio no era de ellos pues no sería de nadie; mejor explotarlo que compartirlo.

9. Los bombarderos nucleares en la Guerra Fría eran pintados de un tipo especial de color blanco, ideal para reflejar los letales flashes térmicos que producen la detonación de las bombas, protegiendo a sus ocupantes

La radiación en esas situaciones es extremadamente peligrosa para cualquiera que se encuentre cerca. El blanco "anti-flash" sirve como una capa extra de protección.

Esta es la razón por la que Indiana Jones es capaz de sobrevivir la explosión nuclear en la última entrega de su franquicia. Como podrán ver en el siguiente video, el refrigerador era de color blanco.

8. Los estadounidenses y los soviéticos planeaban realizar una misión espacial a la luna en conjunto, en plena Guerra Fría

Las charlas entre ambos países llegaron a etapas avanzadas en la planificación de la misión. Todo acabó cuando John F. Kennedy fue asesinado. Khrushchev estaba convencido de que Kennedy sería un buen aliado, ya lo conocía bien luego de tantas reuniones.

Cuando fue sustituido por su vicepresidente, Lyndon Johnson, los novedosos planes fueron abandonados. El líder de la Unión Soviética no confiaba en otro estadounidense que no fuera Kennedy.

Una misión de ese estilo pudo haberle dado fin a la Guerra Fría casi treinta años antes de su eventual conclusión con la disolución de la Unión Soviética.

7. Durante la Guerra Fría, la CIA gastó casi cuatro billones de dólares en construir una embarcación con una brazo mecánico gigante que sirviera para recuperar un submarino nuclear soviético hundido

La misión fue considerada un fracaso. El brazo mecánico falló y solo se pudo recuperar parte del submarino, junto con dos misiles nucleares y los cadáveres de seis hombres. Tantos esfuerzos dieron lugar a escasos beneficios.

6. En los años sesenta, aviones estadounidenses volaban constantemente alrededor del mundo, cargados de bombas nucleares, como medida de precaución por si la Unión Soviética atacaba

En la imagen: la peligrosa ruta que seguían los aviones del apocalipsis.

Cinco de estos aviones se estrellaron, causando contaminación nuclear altamente peligrosa. Los Estados Unidos continuaron con prácticas similares hasta bien entrado el siglo XXI.

5. Una de las operaciones más exitosas de la guerra consistió en bloquear el acceso de papel de tualé a los soviéticos, forzándolos a usar documentos oficiales en su lugar. Luego espías ingleses y franceses se encargaban de recuperar esos documentos directo de la basura

Los estadounidenses lograron adquirir decenas de documentos con información importante; cosa que hubiera sido imposible sin el éxito que significó esta operación.

4. Durante veinte años, el código para obtener acceso a los misiles nucleares de los "silos" estadounidenses era "00000000"

Popular Mechanics

Una contraseña tan fácil garantizaba que, si ocurría un ataque por parte de los soviéticos, los americanos pudieran responder con celeridad y sin la aprobación del presidente, la cual tardarían un buen tiempo en obtener. Este hecho era conocido por varios trabajadores de estos lugares secretos.

Más tarde se instalarían sistemas de encriptación más complejos; pero los encargados de los silos los volvían a reiniciar a "00000000" por conveniencia.

Si hay algún viajero del tiempo entre ustedes, por favor ignora esta información. Ya tenemos suficiente con la Tercera Guerra Mundial que pronto desencadenará Trump.

3. Durante la Guerra Fría, dos ediciones de los juegos olímpicos fueron boicoteadas por cada uno de los bandos. Moscú 1980 y Los Ángeles 1984, respectivamente

Luego de que la Unión Soviética invadiera Afganistán para apoyar la revolución comunista de esa nación, el presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, motivó a sus países aliados para que no asistieran a los próximos juegos olímpicos a realizarse en Moscú, como forma de protesta. El resultado fueron unos juegos bastante tibios, con muchos atletas compitiendo sin afiliación a ninguna nación sino bajo la famosa bandera oficial del evento. La mayoría de países aliados a Estados Unidos enviaron pocos atletas y no permitieron que se tocaran sus himnos ni se alzaran sus banderas.

Algo similar sucedió durante los juegos olímpicos Los Ángeles 1984. Los soviéticos dijeron que no asistirían dado el ambiente anti-comunista que representaba Estados Unidos. Aunque muchos afirmaron que la verdadera razón era vengarse del boicot anterior. Como resultado, los americanos alcanzaron un número récord de medallas ganadas sin la fuerte competencia soviética.

McDonalds sufrió perdidas económicas debido a que realizaron una promoción en la que ofrecían comida gratis cada vez que Estados Unidos ganara una medalla. Los clientes debían raspar una tarjeta que revelaba un deporte olímpico específico. Por cada medalla de oro cada uno se llevaba un Big Mac, por una de plata recibían papas fritas y en el caso del bronce, una Coca Cola. Los encargados de la publicidad no se imaginaron que Estados Unidos ganaría tantas medallas, debidas a la ausencia de los rusos. Un escandaloso total de ciento setenta y cuatro preseas.

2. Los Estados Unidos emplearon una red secreta de espías nazi para espiar a los soviéticos

Luego de ser capturado a finales de la Segunda Guerra Mundial por tropas estadounidenses, el mayor general de las Wehrmacht alemanas, Reinhard Gehlen, no tardó en ofrecer sus excepcionales servicios a la CIA a cambio de su libertad.

Los estadounidenses acordaron que Gehlen trabajaría para ellos, ayudándolos a derrotar el comunismo en Europa del este. Reinhard juntó a sus antiguos compañeros de espionaje, todos nazis de distintos niveles, creó una red de operaciones masiva de gran efectividad.

A pesar de los acuerdos de Yalta, que indicaban que los Estados Unidos debería entregar a los soviéticos cualquier prisionero nazi que tuvieran, los americanos prefirieron usar a estos monstruos a su favor. Un plan maligno que terminó dando excelentes resultados.

1. Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos utilizó osos para probar los asientos eyectables de sus bombarderos supersónicos

Las ganas de vencer al enemigo pueden hacernos actuar irracionalmente; pero cuando te encuentras metiendo a un oso drogado en un avión, debería ser momento de recapacitar.

Al parecer, los osos en esos tiempos eran sujetos de prueba baratos y pesaban más o menos lo mismo que un piloto, por lo que los estadounidenses pensaron que sería buena idea sedarlos y ponerlos en sus bombarderos, listos para ser eyectados. Ninguno murió en las pruebas, pero varios resultaron heridos. Hay cosas que uno tiene que ver para creer, y no importa cuanto escriba, es mejor un video.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.