La BBC ha desarrollado un sistema experimental de televisor holográfico capaz de reproducir vídeos de su gran archivo histórico. Los hologramas son muy comunes en la ciencia ficción clásica y moderna, pero también hemos llegado a verlos en eventos de hace muchos años, como la representación de Freddie Mercury en "Barcelona" junto a Monserrat Caballé. El realismo de vivir algo así no llega a la inmersión de la realidad virtual, pero bien realizado es mucho más creíble que las emisiones en 3D.

Cyrus Saihan, responsable del proyecto, explica que el sistema con el que han experimentado hasta ahora tiene una fidelidad baja, pero permite evaluar al equipo de forma económica sobre cómo podrían llegar a usarse dispositivos de realidad aumentada o mixta para visualizar los contenidos de la cadena pública británica.

Yendo a la práctica, para fabricar el televisor holográfico han empleado un panel estándar de 46" que tenían a su disposición en la oficina. Buscando convertirlo en un dispositivo factible para sus propósitos, pidieron a una empresa local que fabricase una extensión acrílica con forma de pirámide basada en unos bocetos que habían diseñado. Gracias a ella, fueron capaces de probar una versión moderna de una técnica tradicional de un teatro victoriano y crear la ilusión de hologramas flotantes.

Para adaptar el contenido existente a hologramas tuvieron que contratar a una empresa externa experta en ese campo. Así, fueron capaces de modificar y dar formato a los viejos archivos. Para su sorpresa, el televisor holográfico funcionó, aunque no todas las opiniones coinciden en la calidad del visionado, que según los presentes variaba mucho dependiendo de la distancia y del ángulo, siendo el óptimo a la altura de los ojos. El equipo también pudo comprobar que en ambientes de baja luz se apreciaban mucho mejor los contenidos que en una habitación soleada, como ocurre realmente con cualquier proyección.

Sobre la posibilidad de que las compañías lleguen a comercializar televisores holográficos, los investigadores afirman que este caso es meramente para pruebas y que existen ciertas dificultades para escalar el tamaño de los contenidos y superar las dificultades relacionadas con los reflejos. Por otra parte, aunque explican que la oferta de contenidos sería muy limitada por la necesidad de adaptarlos (y no todos tienen esa capacidad), afirman que la existencia de otras tecnologías más avanzadas en el campo holográfico sí hará posible ver llegar este sistema de visionado al gran público.