A través de un vídeo en su Facebook oficial, Netflix anunció que retirará el contenido de Televisa de su catálogo.
Detrás de este ruptura se encuentra el esfuerzo de Televisa por posicionar su servicio de streaming, Blim, que nació en el momento en el que Televisa reportó pérdidas millonarias (933 millones en 2015), mientras la televisión por Internet crecía.

Tan pronto como fue anunciado, Blim fue motivo de burlas en las redes sociales por la dudosa calidad que hasta ahora ha demostrado Televisa. Detrás de los memes se escondía la pregunta: ¿por qué pagar por los mismos contenidos y calidad que podemos ver en la televisión abierta mexicana?

netflix-blim

Cuando se anunció Blim, era el más caro de los servicios de streaming en México. Pues los competidores Netflix y Claro costaban 99 y 60 pesos respectivamente.

Sin embargo, más allá de las telenovelas y contenidos de Televisa, Blim cuenta con series exclusivas de la plataforma como El Señor de los Cielos, Nosotros los Guapos, 40 y 20 y Sin Rastro de Ti, protagonizadas por la farándula de Televisa.

Es indudable la influencia que ha tenido Televisa en el país y quizá en lo que esperan los mexicanos de los medios de comunicación. En la televisión mexicana, Televisa posee 43% de la audiencia, sumado a los servicios de televisión de pago donde la cadena posee el 60% a través de Sky, Cablemas, Cablevisión, Cablecom y TVI.

Aun cuando se duda del éxito que podría tener Blim, la Encuesta Nacional de Contenidos Audiovisuales posiciona a las telenovelas como el segundo contenido favorito del público mexicano. Y aunque Netflix es bastante reservado respecto a sus datos, en una entrevista de 2014 reveló que entre algunos de los shows más vistos en su plataforma están las telenovelas Teresa y Rebelde. Aunque Netflix hace series originales de calidad (y algunas no tanto), el divorcio con Televisa podría ser bastante perjudicial para Netflix en el mercado latinoamericano.