El 2013 fue un año bueno para la telefonía en México. La nueva regulación en telecomunicaciones permitió la entrada al mercado de nuevos agentes que competirían por la simpatía de los consumidores.

El enriquecimiento de la oferta permitió la abundancia de paquetes de datos ilimitados para usar en ciertas aplicaciones y la baja general de las tarifas en telefonía fueron la constante con el fin de mantener usuarios o de ganar nuevos. Una época de abundancia y buenas ofertas en telefonía marcaron los últimos tres años, pero como toda buena fiesta, algún día tenía que terminar.

redes sociales

En julio el operador más grande del país, Telcel, suspendió los datos ilimitados del plan de prepago “Sin Límites Max” y desde entonces se limita a dar 1 GB en lo paquetes más básicos y dos en los más caros para el uso dentro de Twitter, WhatsApp, Facebook y Messenger. Para los usuarios de prepago, Telcel ofrece 1 GB de navegación por recarga.

Por otra parte el segundo operador, Telefónica Movistar, en el plan “Vas a Volar” limitó la navegación a 2 GB para las mismas aplicaciones. En los planes prepago permite hasta 1 GB de navegación dentro de las apps ya mencionadas.

Recientemente, Virgin Mobile también ha cambiado los términos y condiciones de su servicio, sumándose a la decisión de limitar la navegación. De acuerdo a los términos de servicio, desde septiembre los datos se limitarán a los 4.096 megabytes en los más caros, Rock300 y Rock500, una vez sobrepasada esa cantidad el uso se comenzará a cobrar de los datos libres del paquete o en el saldo de recarga.

Hasta ahora los publicitados paquetes de prepago que ofrecía Virgin una vez rebasados los 4 GB simplemente limitaba la velocidad de navegación, pero no la cancelaba.

AT&T todavía mantiene la navegación ilimitada, aunque no se espera que dure más allá del mes de septiembre como lo ha estipulado en los términos y condiciones.

Lo bueno

Los planes o tarifas que fueron contratadas bajo el uso ilimitado de redes sociales se mantendrán hasta que se renueven los contratos o finalicen los mismos.

Aunque estas decisiones afectan directamente al bolsillo de los consumidores, quienes desde ahora deberán ser más cautelosos con el uso de las redes sociales y servicios de mensajería, algunos perciben el fin de las redes sociales ilimitadas como una buena noticia pues ven al zero rating como una violación a la neutralidad de la red.