Parte del medio oriente está pasando por una crisis horrorosa. Ya a estas alturas todos conocemos los detalles del conflicto y sus terroríficas consecuencias. La peor de todas, sin duda, es la destrucción de los países en que se desarrollan las acciones bélicas, forzando a sus habitantes a huir desesperados sin importar el destino.

El instinto de supervivencia humano se hace presente en su máximo exponente en estos casos extremos. El fotógrafo griego Aris Messinis se ha encargado de capturar de primera mano el terror colectivo que se experimenta en las costas europeas, donde los desgraciados extranjeros de Siria, Afganistán, Irán, etc., se aproximan en rudimentarias embarcaciones para salvar sus vidas y las de sus familiares.

La isla griega de Lesbos es uno de los puntos de llegada más concurridos, dada su privilegiada ubicación. Aris lo ha visto todo, desde familias enteras que llegan a la costa ya ahogadas, hasta hordas eufóricas de tocar tierra firme luego de haber pasado días en el inclemente océano. Messinis no es ajeno a brindar ayuda cuando es necesaria. Considera que la vida de las personas que fotografía tiene más valor que las imágenes que pueda obtener, por esto no duda en bajar su cámara para atender alguna emergencia.

Aquí lo vemos cargando a un niño en brazos.
Aquí lo vemos cargando a un niño en brazos.

Dicha isla ha sufrido una gran serie de consecuencias negativas por la llegada de estos individuos. Su negocio principal siempre ha sido el turismo, el cual ha decaído mucho luego de que el equivalente a la población completa de Mitilene (treinta mil personas) la ciudad principal de Lesbos, necesitara asilo en la isla.

Muchos de sus habitantes se han convertido en responsables de acciones heroicas, un par de ellos incluso siendo nominados al premio Nobel de la paz por sus actos solidarios.

Algunos predicen que la situación económica de la isla se deteriorará al perder uno de sus atractivos más notorios; pero la mayoría de sus ciudadanos han entendido que esta es una crisis a la que no se le puede dar la espalda. Los analistas sociales más optimistas dicen que la buena fama que los habitantes de Lesbos han adquirido por su hospitalidad podría aumentar las visitas turísticas. Eso sí, a corto plazo, el futuro de la isla griega es incierto.

El drama que se vive en sus costas ha sido magistralmente inmortalizado por el ya mencionado Aris Messinis. A continuación verán la serie de fotografías que retrata el sufrimiento de los seres que llegan a Lesbos con desesperación, luego de perderlo todo. Gracias a la dedicación de Aris, las imágenes son asombrosas; han sido capturadas en el momento justo para comunicarle al mundo la cruda realidad que muchos deciden ignorar o hasta sacarle provecho.

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis

AFP / Aris Messinis
AFP / Aris Messinis