Las buenas noticias: en América Latina cada vez son más los hogares conectados. Las malas: la concentración continúa en las zonas más afortunadas de la región, mientras las más pobres continúan en peligroso rezago tecnológico.

En un informe presentado por la Comisión Económica para América Latina (Cepal), se pone de manifiesto que la región ha pisado el acelerador respecto a la conectividad. En 2010, un 34% de los latinoamericanos estaban conectados, a finales del 2015 la cifra subió al 54.4%.

Sin embargo, la brecha digital es especialmente real y peligrosa. Mientras algunas ciudades y barrios apuestan por la economía con base tecnológica, las zonas rurales y los barrios pobres aún viven un serio atraso.

En cuanto a los países de la zona, Cuba, Haití y Nicaragua tienen menos del 15% de los hogares conectados, en contraste con Chile, Uruguay y Costa Rica que superan el 56% los mismos. En parte, quizá, porque los tres más conectados coinciden en la mayor penetración de Internet en zonas rurales.

En la banda ancha móvil, el número de conexiones aumentó un dramático 802.5% en cinco años, aunque la calidad no es muy buena como habíamos informado en Hipertextual con datos de Open Signal. Sólo tres países (Uruguay, Perú y Chile) superan el promedio mundial de 8,5 Mps. Un mundo de distancia si se compara la calidad Corea del Sur y sus 43,43 Mbps.

Con todo, América Latina sigue bastante atrasada respecto a los países de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE), el llamado “club de los países ricos”, al que pertenecen pujantes economías como al estadounidense, la surcoreana o la japonesa pero también las naciones latinoamericanas de México y Chile. El 85% de los hogares de los países pertenecientes a la OCDE están conectados.

Otra buena noticia para América Latina: los precios del servicio de Internet han bajado significativamente respecto al 2010, cuando se necesitaba el 17.8% del ingreso promedio para pagar el servicio de banda ancha, ahora, según la Cepal se necesita solamente el 2%.

Agenda política e Internet

Catorce de los países evaluados tienen dentro de sus políticas de Gobierno actuales mejorar la infraestructura que permite la conectividad como una de las directrices principales del tema de Internet, pero una vez que esto se consiga no parece haber rumbo fijo en la mayoría de ellos. Como es el caso argentino que únicamente contempla el Plan Federal de Internet 2016.

De 14 países evaluados sobre políticas de Internet, sólo 11 han pensado en Gobierno Electrónico y difusión de las tecnologías de la información, 10 en educación, 9 en innovación digital, 8 han hablado de combatir la desigualdad y la pobreza, apenas 3 del desarrollo de aplicaciones, 2 de la reducción de tarifas y 1, sobre la inclusión de género a la tecnología (Chile).