Es triste afirmarlo, pero es cierto que apenas un puñado de hombres en la historia de la humanidad han vivido una vida tan llena de lujo, fortuna y placeres como Pablo Escobar. El responsable de dirigir un negocio mayor que las economías enteras de muchos países. Un narcotraficante tan grande y despiadado que si hubiera aparecido en Breaking Bad, Walter White hubiera vuelto a dar clases de química sin pensarlo dos veces.

Decir que la vida de Escobar fue excéntrica es quedarse corto. Sacadas de contexto, muchas de sus acciones y empresas parecen burlarse de la realidad por lo absurdas que parecen. Pablo fue capaz de salirse con la suya en demasiadas ocasiones, gracias a su completo desinterés por la vida humana y por la codicia que se apoderó de él y de los que lo rodeaban.

A continuación hemos recopilado los diez hechos más sorprendentes de la vida de uno de los criminales más brutales y famosos de la historia.

10. Pablo Escobar era dueño de la prisión en la que pasó poco más de un año

¿Qué clase de hombre podría vivir en tal celda?

En un intento de calmar la animosidad negativa que, por alguna razón, los políticos del país le dirigían, Pablo aceptó entregarse a las autoridades. Lo único que pidió a cambio fue que se aprobara la reforma que enunciaba que los criminales colombianos no podían se deportados a Estados Unidos. Y también, la condición de que solo aceptaría ser encarcelado en La Catedral. Cárcel que él mismo había construido.

El Gobierno de Colombia declaró la operación un éxito hasta que se dieron cuenta de lo obvio, Pablo Escobar no tenía la más mínima razón para dejar de delinquir. Había conseguido lo que quería y para ello solo se tuvo que mudar de casa. Pablo era dueño del terreno, siguió manejando el cartel desde dentro mientras vivía aún mejor que cuando estaba en libertad. Los medios apodaron a La Catedral "Cárcel de Máxima Comodidad".

9. Intentando convencer al Gobierno colombiano de que prohibieran la extradición de presos a Estados Unidos, Escobar ofreció pagar la deuda externa del país, en esos tiempos de veinte mil millones de dólares

Nadie en la familia Escobar sabe qué es una tarjeta de crédito.

El Gobierno denegó la generosa oferta del criminal. Hubiera hecho maravillas en la economía de Colombia pero , "Narcotraficante paga la deuda externa de Colombia", no se vería muy bien en los titulares y menos desde la perspectiva de los encargados de dirigir el la nación.

8. En su mejor momento, el Cartel de Medellín, liderado por Escobar, ingresaba cuatrocientos veinte millones de dólares por semana

Lo que equivale a veintidós mil millones de dólares al año. Cantidades tan astronómicas convertían a Pablo en un dios para muchas personas. Era admirado por una fracción de la población colombiana cuando aún se preocupaba por encubrir sus delitos.

7. Pablo quemó dos millones de dólares para salvar a su hija de la hipotermia

Conseguimos una imagen exclusiva del evento. Warner.

Mientras se escondían en alguna de las muchas locaciones secretas de la familia alrededor de Medellín, Manuela, la hija pequeña de Escobar comenzó a sufrir una crisis de hipotermia. Desesperado, su padre decidió incinerar dos millones de dólares para mantenerla caliente.

6. Pablo perdía diez por ciento del dinero que ganaba cada año porque se lo comían las ratas

AMC.

Como existen problemas del primer mundo, también existen problemas de narcotraficante del tercer mundo. En el caso del pobre Pablo Escobar, como tenía tanto dinero que no podía guardarlo en el banco sin parecer... bueno, Pablo Escobar, era forzado a guardar sus billetes en varios depósitos esparcidos por toda Colombia. Esto ocasionaba que la humedad y las ratas que frecuentaban esos lugares dañaran a mordiscos parte del dinero del narcotraficante.

5. Escobar llegó a controlar el ochenta por ciento del mercado de la cocaína a nivel mundial.

Lo que significa que, de cada cinco líneas de cocaína aspirada, cuatro de ellas fueron proveídas por el Cartel de Medellín.

La carrera de Jim Carrey nunca hubiera despegado si no fuera por Pablo Escobar. Universal Pictures.

4. Gastaba dos mil quinientos dólares al mes solo en ligas para amontonar sus billetes

Otro problema más, exclusivo de los narcotraficantes de tercer mundo.

3. Luego de que fuera asesinado (¿spoiler alert?) los animales de su zoológico privado fueron enviados a otros zoológicos de Colombia, excepto por los hipopótamos. Cuatro de ellos fueron liberados. Estos se reprodujeron y ahora hay más de cuarenta rondando zonas rurales de la nación

Los llaman los Hipopótamos de la cocaína y están causando muchos problemas a las autoridades.

2. Pablo Escobar mandó a explotar un avión para asesinar a un candidato presidencial. Ciento diez personas murieron pero su objetivo no se encontraba en ese vuelo

César Gaviria Trujillo, el blanco de ese atentado, se convertiría en presidente de la nación, enfrentándose a Escobar hasta por fin darle caza.

1. Pablo Escobar solía hacer trampa cuando jugaba al Monopoly con su familia. Dejaba algunos billetes escondidos cerca de la silla en que se iba a sentar para luego usarlos sin que se dieran cuenta durante el transcurso del juego

A veces incluso enviaba a uno de sus socios para que escondiera los billetes extra por él debajo de una alfombra o del sofá.

La próxima vez que sospeches que uno de tus amigos está haciendo trampa en Monopoly no olvides que podría ser un criminal despiadado en potencia, más de lo que ya es, me refiero.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.