Para fortuna nuestra, el cine parece no tener límites. Sabemos bien que muchas de las cosas que vemos en la pantalla grande son producto de efectos visuales creados con potentes softwares y mucha paciencia, talento e ingenio. Sin embargo, muchas veces los escenarios también son construidos con materiales y escalas reales y son a estos a los que prestaremos atención en esta ocasión.

Claro que los platós construidos también necesitan de mucha paciencia, talento e ingenio. Así como mucho presupuesto para poder realizarlos ya que, en muchas ocasiones, son hechos a tamaño real y deben ser útiles para filmar en ellos. No hace mucho veíamos algunas de las películas que no utilizaron efectos visuales hechos en ordenador; ahí pudimos ver cómo las ilusiones ópticas y los platós fabricados tienen su propio encanto. Ahora repasemos algunos de estos, tanto costosos como impresionantes, que nos han sorprendido en la pantalla grande.

Metrópolis

Para esta película de 1927, icono del cine expresionista alemán de Fritz Lang, se construyó todo un inmenso escenario. Después de todo, la historia se ubica en una ciudad futurista, algo que no existe ni existía en el lejano año de 1927 cuando fue realizada. Para hacer las impresionantes escenas de esta cinta muda se construyeron decenas de metros cuadrados de la ciudad a escala y se utilizaron espejos y otros efectos especiales para las tomas. No se sabe a ciencia cierta el presupuesto gastado en los escenarios pero se estima en poco más de 5 millones de marcos imperiales, convirtiéndola así en uno de los más caros en la historia del cine.

metropolis-set

Intolerance: Love's Struggle Throughout the Ages

Esta cinta de 1916 es una monumental obra para una historia que aún puede ser contada muchas veces: la de la intolerancia. D.W. Griffith es el director de la película y para contarla construyó impresionantes platós que costaron alrededor de los 2.5 millones de dólares (47 si se toma en cuenta la inflación).

Intolarence está formada por cuatro historias ubicadas en distintas épocas: en la Babilonia antigua, en la Francia del siglo XVI y en el Estados Unidos del siglo XX. Así pues, solamente para representar los hechos en Babilonia, se construyó un escenario de tamaño real con impresionantes columnas, detalles escultóricos y que requirió para las tomas una horda de extras de alrededor de 3,000 individuos.

intolerance-2

You Only Live Twice

De 1967, la penúltima cinta de Sean Connery como el famoso personaje de Ian Fleming, y la quinta de la saga. La peculiar guarida de Blofeld se ideó también como muestra de la excentricidad de este villano y requirió de un plató de unos 45 metros de altura y un costo del millón de dólares sólo para su construcción.

you-only-live-twice

War Games

Del director John Badham, esta cinta requirió un escenario que ya es referencia de los muchos que vemos en la pantalla chica y grande. En este caso, se buscó emular las instalaciones del mismísimo NORAD, el resultado fue un plató que rondó los mil metros cuadrados. Su costo alcanzó el millón de dólares.

wargames

Cleopatra

Cabe mencionar que Ben-Hur también tiene su propio lugar en la lista de los platós construidos más impresionantes y costosos de la historia del cine. Sin embargo, para no nombrar los más conocidos nos inclinamos por mencionar a esta cinta de Joseph L. Mankiewicz y Rouben Mamoulian protagonizada por Elizabeth Taylor y que, incluso, es célebre por su exorbitante coste final y los problemas financieros que propició por esto.

El resultado es una monumental cinta que costó alrededor de los 44 millones de dólares, de los cuales se utilizaron para recrear la época de Cleopatra y su mítico encuentro con Julio César.

cleopatra-2

Batman

Tim Burton no sólo cambió la historia del caballero nocturno en 1989 con esta cinta, sino que llevó a la ciudad de Gotham a otro nivel que sólo se había visto antes en la producción de Cleopatra: construir un inmenso plató que alcanzaría los miles de metros cuadrados, calles completas y un desplegado de luces, autos y extras para conseguir la espectacular atmósfera de la mítica Gotham.

batman-gotham (1)

Waterworld

Esta película de Kevin Costner es tristemente célebre por su costo... y por su fracaso total, tanto en la crítica como en las taquillas. Para contar la historia de un mundo apocalíptico, luego de la inundación de toda la vida terrestre, se requirió la construcción de un impresionante plató flotante de 100 metros de diámetro. El costo total de la película ascendió a 172 millones, convirtiéndose en una de las más caras de su época.

waterworld_0

Titanic

Otra célebre es esta cinta de James Cameron de 1997 sobre el trágico destino del trasatlántico que naufragó en su viaje inaugural. Para ella se construyó un plató impresionante que costó alrededor de los 20 millones de dólares, y que es una réplica completa del barco. Acá podemos ver un timelapse de su construcción.

El señor de lo anillos

Recrear esta historia fantástica para la pantalla grande nunca supuso poco esfuerzo. Son muchos los ejemplos que podemos mencionar de esta saga, sin embargo, la construcción de la comarca, donde viven los hobbits, héroes de la historia, requirió un plató que consta de casi 5 hectáreas y que actualmente puede ser visitado en Nueva Zelanda.

Bonus

Sabemos bien que esta no es (ni busca ser) una lista definitiva sino un mero asomo al gran trabajo que hay detrás de las películas. Algunos escenarios resultaron en obras que perduran y que podemos disfrutar en la vida real, otras simplemente ostentan una cifra millonaria en pérdidas pero, que no se nos olvide, el trabajo detrás de esto es dedicado y minucioso, aunque sea solo para contar una historia.

Otras menciones importantes pueden ser: Stalingrado de 2013, en donde se recreó esa ciudad cuando se volvió clave en la Segunda Guerra Mundial. También El retorno del Jedi con un costo de sus platós alrededor del millón de dólares y con, ahora sabemos, impresionantes resultados. En el mismo caso se encuentra Matrix Reloaded de 2003 en donde se construyó una carretera real para conseguir la inolvidable persecución en autos que idearon los hermanos Wachowski.