¿Qué tienen en común el mar azul con los suelos desérticos y rojizos de Marte? A priori, la respuesta parece evidente: nada. Sin embargo, ambos son ambientes extremos. Tan extremos que la NASA y la Agencia Espacial Europea han lanzado la misión NEEMO para llevar a sus astronautas desde el espacio hasta las profundidades del océano. Son los llamados «acuonautas» que entrenan en condiciones límites y prueban futuras tecnologías debajo del mar.

Los astronautas se entrenan en condiciones extremas, simulan paseos espaciales bajo el agua y prueban tecnologías que serán usadas luego a bordo de la ISS

Los miembros de la tripulación trabajan estos días bajo el océano Atlántico, con el fin de simular las condiciones de microgravedad a las que están sometidos en los viajes dentro de la Estación Espacial Internacional o en las hipotéticas sondas que se enviasen para explorar los planetas del Sistema Solar. La misión responde al acrónimo NEEMO (NASA Extreme Environment Mission Operations) y, durante dieciséis días, emula los pases espaciales que se realizan por fuera de la ISS, sólo que lo hacen en el exterior de la cámara acuática habilitada para ello, conocida como Aquarius. Esta sonda está situada a veinte metros de profundidad y a diez kilómetros de las costas de Key Largo en Florida (Estados Unidos).

En el interior de esta sonda, los «acuonautas» también realizan experimentos parecidos a los que están llevando a cabo los astronautas a bordo de la ISS. Por ejemplo, están realizando análisis de ADN con el mismo secuenciador que se está probando en el espacio y se investigan dispositivos de telemedicina que se enviarán fuera del planeta Tierra en el futuro. En los paseos realizados debajo del mar, los «acuonautas» no sólo entrenan bajo condiciones extremas, sino que también recogen muestras importantes en estudios de biología marina y geología, con sistemas que luego serán empleados en el espacio. El científico Matthias Maurer ha compartido en su cuenta de Twitter algunos de estos experimentos y ensayos realizados en el océano:

Maurer, que fue presentado por la Agencia Espacial Europea en 2014, ha mostrado cómo los «acuonautas» prueban vehículos debajo del agua o ensayan con dispositivos que en unos meses serán utilizados por los astronautas a bordo de la ISS. Parte de los experimentos realizados durante estos días servirán para sentar las bases de una futura misión tripulada a Marte. Una iniciativa espacial que tratará de «conquistar» el planeta rojo gracias, en buena medida, a los resultados conseguidos en las azules aguas del Atlántico.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.