En España para poder evitar algún tramo de autovía que sufre de atascos recurrentes se crearon los carriles específicos para vehículos de alta ocupación para que los autobuses, vehículos con 2 o más personas en su interior y motocicletas pudieran ahorrarse los temidos atascos. Una solución que ha funcionado en España pero que no es la única posible, y el mejor ejemplo se encuentra en Dallas, que además tiene sello español.

Según recoge El País la ciudad necesitaba una solución eficiente, eficaz y rentable para poder mejorar el transporte de los más de 7 millones de personas que viven y/o trabajan en el área metropolitana. Los atascos son muy frecuentes y por ello se pueden ver autovías con 8 o 10 carriles pero que son incapaces de canalizar correctamente el tráfico en las horas puntas.

Autopista LBJ Express (Ferrovial)

Para informar de la tarifa, unos paneles gigantes se encargan de avisar durante todo el trazado.

Basándose en el ejemplo de los motores para el cálculo de tarifas que usan las aerolíneas en función del día, la hora, la ocupación y la demanda, Ferrovial propuso un sistema de peaje inteligente basado en este tipo de datos. Así por ejemplo, si circulan muchos coches por la vía de peaje, el coste será mayor. El objetivo, aunque en este punto pienses que es afán recaudatorio, es muy sencillo: poder garantizar una velocidad de 80 kilómetros por hora. Esto significa que tu no estás pagando por circular por una carretera u otra sino por garantizarte que no vas a descender de esa velocidad.

Esta autovía convive con la *gratuita* y tan solo hay que tomar uno de los múltiples desvíos existentes para cambiar y entrar en la de peaje. Quizá esta solución para todos los días no es la mejor, pero imagina que no eres un usuario habitual y tienes que desplazarte un día al área metropolitana, por un poco de dinero te ahorrarías el atasco. O tienes que ir al aeropuerto y no quieres tener la preocupación de llegar tarde…

El sistema de peajes no tiene barreras ya que se registran todas las matrículas y se cotejan con tráfico para poder sacar los datos bancarios de los clientes que entren por estas vías. Además, muchos conductores ya incorporan en sus vehículos un chip que les permite hacer el pago del peaje de forma telemática.

Autopista LBJ Express

## Algunos datos

* El sistema actualiza sus tarifas cada 5 minutos gracias a este algoritmo, que toma como principal variable el tráfico pero también otras condiciones como la hora, el día y la media de velocidad.
* Los servidores se encuentran en un búnker a prueba de terremotos y tornados.
* No vale cualquier precio ya que existen tantos unos máximos como unos mínimos fijados de forma previa.
* El pago medio por vehículo es de casi 2 dólares.
* Cada mes se contabilizan 2,6 millones de peajes cargados.
* Más del 70% de los vehículos tienen instalado el chip de control.
* 5 de cada 14 usuarios son nuevos.
* La longitud de estos tramos es de 21,4 kilómetros.

Por el momento los datos justifican esta inversión, cercana a los 2.000 millones de euros por cada autovía (ahora mismo existen dos tramos con estas características), al haber aumentado la velocidad media de los vehículos, el número de vehículos que circulan por los carriles de pago y los gratuitos pero lo más interesante: el nivel de congestión de los vehículos que usan la vía de pago se ha reducido hasta un 73%.

¿Veremos este modelo en carreteras españolas muy congestionadas? ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por no tener atascos?

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.