Hace poco más de un año, Olapic anunciaba una ronda de inversión de 15 millones de de dólares. Y no era la primera. La startup fundada por tres españoles en 2011, nacida con la intención de hacer de vía de interacción entre clientes y marcas a través de fotografías, acaba de dar su paso más importante tras la inyección recibida en junio de 2015: ha sido vendida a Monotype por 130 millones de dólares.

De los pocos medios con los que comenzaron a trabajar tras su fundación, Olapic ya ha pasado a firmar acuerdos con más de 400 marcas, y no sólo medios, en muchos casos multinacionales. Todas con la idea de poder contactar con clientes que hayan compartido imágenes de su marca o sus productos de cara a lograr utilizarlas comercialmente. Con el plus de que son imágenes "reales", de clientes "reales".

Actualmente, Olapic factura unos diez millones de dólares anuales, da trabajo a doscientos empleados y tiene oficinas en Reino Unido, Estados Unidos y Argentina. La promesa de Monotype es seguir haciendo crecer al propio producto de Olapic en lugar de limitarse a exportar su tecnología o a trocearlo para modificar su uso. El sueño de todo fundador.

👇 Más en Hipertextual