El 20 de octubre de 2015, Netflix llegó a España. Meses antes, cuando el anuncio se hizo oficial, los actores de vídeo bajo demanda comenzaron a echarse, en mayor o menor medida, a temblar. Cuando Netflix tose, tintinean los picaportes de Telefónica, Wuaki.tv, Filmin y compañía. Por similitud en cuanto al modelo, a Wuaki.tv fue a quien más le debió costar conciliar el sueño, y se notó en julio, cuando tras el anuncio publicó un comunicado para darle la "bienvenida" a Netflix.

La profecía se cumplió, y las suscripciones a Wuaki Selection han sufrido con la llegada de NetflixLa estrategia fue clara: destacar sus puntos diferenciadores y aparentar tranquilidad. "No vamos a hacer ninguna campaña especial de marketing por la llegada de Netflix", dijeron desde Wuaki.tv en su momento.

No obstante, sí se sucedieron campañas de marketing continuistas con las vistas hasta entonces, como la que daba de alta en el servicio junto a la entrega de un Chromecast, así como alguna nueva estrategia, como la alianza con Orange, la operadora que se quedaba sin silla en el baile musical, víctima de Movistar y la compra de Canal+, y el acuerdo de Vodafone con Netflix.

Han pasado siete meses desde el desembarco, y hemos podido hablar con responsables de la compañía catalana, de inversión japonesa, para conocer el impacto que ha tenido Netflix en su servicio.

La ventaja que todavía mantiene Wuaki.tv

wuaki tv

A pesar de las muchas similitudes en su producto, hay una diferencia perceptible por el usuario final entre Netflix y Wuaki.tv: mientras que en Netflix el precio mensual es cerrado, sin posibilidad de aumentarlo, en Wuaki.tv conviven un plan mensual de suscripción con la posibilidad de realizar alquileres y compras de películas.

La consecuencia principal de la llegada de Netflix para Wuaki.tv es pasar el foco de las suscripciones mensuales al alquiler y compra de estrenosAhí es donde entran los plazos de los estudios cinematográficos, que todavía favorecen a Wuaki.tv. El tiempo mínimo que ha de pasar desde que una película se estrena en el cine hasta que llega a un servicio digital es de cuatro meses, pero sólo si incluyen alquiler y/o compra.

En esa categoría entran iTunes, Wuaki.tv, el videoclub de Movistar+, etc. Netflix, que es un servicio de streaming sin estas opciones, ha de esperar un mínimo de dieciocho meses. Al igual que la parte de Wuaki TV donde se accede mediante la suscripción mensual, Wuaki Selection. Por eso nunca (o al menos hasta que cambien las normas) podremos ver estrenos recientes en Netflix, ni podrán ser incluidos en la tarifa plana del servicio de Rakuten: durante el primer año y medio, toca pasar por caja.

Es en esa grieta donde Wuaki.tv ha encontrado un alivio al "efecto Netflix" que comentamos, y la consiguiente frenada, con descenso incluido, de número de suscriptores: el mercado de alquileres y compras de películas, con precios de entre 0,99 y 3,99 euros según la categoría y la actualidad del título, ha crecido para Wuaki.tv desde la llegada de Netflix, según nos aseguran fuentes internas de la compañía. Así que el siguiente paso para Wuaki es tratar de acelerar los plazos y acortar esos cuatro meses requeridos.

La vía de la producción propia

originales de netflix 2016
House of Cards, uno de los mayores éxitos de Netflix.

Teniendo en cuenta que uno de los mayores obstáculos, si no es el mayor, para los servicios de streaming es la figura de los estudios y productoras, Netflix tiró por el camino más lógico, aunque no por ello cómodo: las producciones propias. Así, en los últimos años le han salido títulos como Orange is the New Black, House of Cards, Black Mirror, Arrested Development, Marco Polo o Narcos entre muchas otras. Series que justifican en muy buena medida la suscripción mensual.

La vereda de crear contenido en lugar de limitarse a comprarlo tiene ventajas, pero mucha complejidadEl problema para Wuaki.tv es que su localización y dimensión (Barcelona, 170 empleados) distan de las de Netflix (California, 3700 empleados), así que el camino de las producciones propias no es tan "fácil". De momento comenzarán con coproducciones, antes de dar un hipotético salto a la producción propia completa.

Aquí se suma otra piedra en el zapato: la reciente propuesta de la Unión Europea de exigir un mínimo de un 20% de producciones realizadas en Europa a los servicios de streaming que operen en el continente.

Para Netflix, esto sería problemático pese a que tiene capacidad para acelerar su trabajo en Europa, y ya tiene títulos como la reciente 'Marseille', con denominación de origen francesa, así como otros que vienen: 'The Crown' en Reino Unido, 'Cable Girls' en España o 'Dark' en Alemania. Para Wuaki.tv, el problema tendría otra dimensión, a falta de ver si le afectaría de la misma forma una directriz así, teniendo en cuenta su volumen y el hecho de haber nacido en Europa, con todo lo que ello conlleva de cara a empleo generado y pago de impuestos.

👇 Más en Hipertextual