Hacía falta que el regulador mantuviese una postura sólida frente a los nuevos modelos de negocio emergentes, aunque sea una recomendación. La polémica en torno a modelos como el de Uber o Airbnb lleva demasiado tiempo ocupando portadas Europa, sin que todavía hubiese una solución clara a las discrepancias entre las empresas y los estados.

Ahora la la Comisión Europea dentro de su marco de la nueva agenda digital, se ha posicionado en torno a los nuevos modelos de negocio emergentes, aunque como suele ser habitual, antes de una regulación que afecte a toda la Unión Europea, ha hecho una serie de recomendaciones a los distintos estados para hacer frente a las problemáticas internas de los diferentes sectores tradicionales, de cara a los conflictos con las compañías emergentes como Uber y Airbnb, y en general con todas aquellas que tengan que ver con la economía colaborativa, si es que se puede enmarcar a Uber dentro de esa definición.

De esta forma, la Unión Europea recomienda a los diferentes estados que, limitar esos modelos de negocio a base de prohibición, debería ser la última solución sí se quiere armonizar la convivencia entre los nuevos y los viejos modelos de negocio, recomendando a los estados que armonicen su regulación para que puedan convivir ambos tipos de economía.

Las prohibiciones totales de una actividad constituyen una medida de último recurso que debe ser aplicada sólo si no hay formas menos restrictivas para satisfacer un interés público". - Portavoz de la UE en declaraciones a Reuters.

El problema que ve la Unión Europea, es que muchos de estos modelos de negocio no forman parte solo de una industria, puesto que a veces se toca palos de ambas, como en el caso de Airbnb que afecta a los alquileres particulares y al sector turístico, y regular esas actividades puede suponer una injerencia en sectores que no necesitan regulación.

En todo caso, es un primer paso para que se dé libertad a los nuevos modelo de negocio desde el seno de la Unión Europea, aunque dependerá, como viene siendo habitual, de cada país miembro.