Podemos ha dejado bien clara su postura respecto a startups y nuevos modelos de negocio como Uber y Cabify, a quienes ha usado como ejemplo para **declarar la guerra a "lobbies y multinacionales" que, "bajo el pretexto de la economía colaborativa no van a pagar impuestos en España"**. Es el centro del discurso que han publicado a lo largo de un reguero de tuits, al que ha acompañado una referencia continua al TTIP.

Podemos ha usado a Uber y Cabify como cabezas visibles de su guerra contra el TTIP, mostrándose a favor de la protección al sector del taxiSegún Podemos, empresas como Uber y Cabify, a través de la **competencia "desleal" que realizan al sector del taxi**, suponen una precarización de todo el sector del transporte público, así como un empeoramiento de la seguridad vial, ya que no requieren el mismo nivel de licencias que un taxista tradicional.

Es buen momento para recordar que el Gobierno decidió suprimir la licencia BTP a partir del 1 de enero de 2016, en base a la normativa europea, que sólo reconoce los tipos de permisos en base al tipo del vehículo que se maneje, y no del servicio que se preste con él.

También, volviendo al TTIP, se ha apuntado al funcionamiento de ambas empresas como un buen ejemplo de lo que supondrá este acuerdo de acabar llegando a buen puerto: **"beneficios para pocos y recortes en servicios públicos"**. Podemos está actuando, o al menos eso dice, de cara a defender a un sector profesional como es el del taxi en este caso, y a la pequeña y mediana empresa en general, así como pymes y autónomos.

Este duro golpe llega a menos de un mes para las elecciones generales, y veinticuatro horas después de que la Unión Europea se haya pronunciado a favor de modelos como el de Uber o el de Airbnb, al menos en cuanto a innovación se refiere.