Si hay algo maravilloso del cine es la gran cantidad de opciones que nos ofrece para contarnos historias. En algunas cintas, de por sí, los temas son inevitablemente tristes o descorazonadores que nos arrancarán las lágrimas; también hay las que abordan épocas difíciles en la historia, de esas que extinguen la poca fe en la humanidad que nos quede. Y, claro, hay los géneros de comedia, de acción, de terror, por mencionar algunos.

Hay películas que al verlas sentimos que algo se nos muere por dentro

Sin embargo, aquí nos centraremos en el tipo de cintas que, sin importar el género, son tan perturbadoras que no queremos volver a saber de ellas, incluso si son buenas cintas. Dejaremos un poco de lado aquellas que se centren en el horror crudo o en las fantasías más inquietantes, tales como The Human Centipede (Tom Six, 2010), Saw (James Wan, 2004) o Saló o los 120 días de Sodoma (Pier Paolo Pasolini, 1975).

Las siguientes películas son de esas que remueven algo en nuestro interior; de esas que, luego de verlas, sentimos que algo adentro se murió o se marchitó. Muchas de las siguientes tienen que ver con las obsesiones, el dolor y el lado obscuro de la mente humana. No se trata de una lista definitiva pues, como decía, si algo maravilloso del cine, es que las opciones para contar historias son infinitas.

Eraserhead

Si hay alguien que sabe cómo perturbar el subconsciente es David Lynch. Este, su primer largometraje no puede ser mejor muestra de ello con sus inquietantes escenas, su valor simbólico y su criatura extraña que ha robado el sueño de muchos. El filme de 1977 que se ha convertido en una película de culto es extraña, obscura y a la que con dificultad se querrá volver a ella... pero se volverá sin duda.

Los Olvidados

Esta cinta de 1950 de Luis Buñuel es una mirada a la trágica vida de un barrio de la Ciudad de México. Con sus crudas y surrealistas escenas nos carcome el alma; nos demuestra que el verdadero horror de la vida proviene de las mismas personas y la pobreza del corazón.

Se7en

Hablando de pobrezas del corazón y en este caso del alma, esta película de David Fincher en la que un redentor hace sentir en carne propia las atrocidades de los pecados capitales a quienes los cometen. El reparto es impresionante: Morgan Freeman, Brad Pitt y Kevin Spacey quien, como siempre sabe, nos estremece con su actuación y su escalofriante papel.

Old Boy

El terror y los thrillers hechos en oriente parecen estar confeccionados con una materia tan perturbadora que ver por segunda vez esas cintas resulta casi imposible. Así mismo con esta de Chan-wook Park de 2003. La venganza, las peleas, las obsesiones son tan impresionantes como inquietantes.

Tumba de las luciérnagas

Esta fue la primera cinta de Isao Takahata para el Studio Ghibli. Es considerada, y con mucha razón, como una de las mejores cintas antibelicistas de todos los tiempos. Es impresionantemente bonita como triste que volver a verla será todo un reto.

Irreversible

Gaspar Noé escribió y dirigió esta película que causó conmoción cuando se estrenó en el cine por sus escenas explícitas de violencia y violación que sigue conmocionando los inconscientes de sus espectadores. Con su técnica cronológica inversa solo desearás poder dar marcha atrás al desazón que queda al terminar la película.

The Machinist

Esta cinta de 2004 de Brad Anderson es una caída en un pozo de angustia e inquietud. Con una impresionante interpretación de Christian Bale como el atormentado e insomne protagonista, esta historia hará que se muera un pedacito de ti.

Santa Sangre

El cine de Alejandro Jodorowsky en general cumple con las características de esta recopilación; es difícil, simbólico, escandaloso, surrealista, escatológico, chillante, estrepitoso. Sin embargo, esta película de 1989 tiene bastantes momentos que impresionarán por de más y que la destacan de otras obras de Jodorowsky.

Requiem for a Dream

Si hay una película que inspiró todo este artículo es esta de Darren Aronofsky del 2000. Luego de verla, la música del soundtrack será suficiente para ponerte en el peor de los estados, recordarte la miseria de las obsesiones, la adicciones y la falta de compasión humana en todo su esplendor que hay en esta cinta.

Dancer in the Dark

Y para cerrar esta recopilación, el trabajo de otro director que se especializa en hacer tan buenas películas como perturbadoras: Lars von Trier; tales como Antichrist de 2009, Melancholia de 2011 o Nymphomaniac I y II, y esta del año 2000 protagonizada por la mismísima Björk que despertará toda la impotencia posible de nuestras almas. Las cintas de este director danés espulgan rincones de la psique que duelen y lastiman. Difíciles en verdad de volver a ver.